Paz Padilla y Antonio Juan Vidal por las calles de Málaga | KMJ / GTRES

Primeras palabras de Paz Padilla tras la muerte de su marido Antonio Juan Vidal a los 53 años

Paz Padilla y Antonio Juan Vidal se habían casado hacía cuatro años, aunque fueron novios hacía 20. La presentadora y humorista ha hablado con su compañera de televisión Lydia Lozano.

 

Woman.es

La humorista Paz Padilla ha vuelto a sufrir un duro golpe. Tras la muerte de su madre la pasada primavera, la presentadora ha perdido a su marido, Antonio Juan Vidal, con el que se había casado en octubre de 2016 en la playa de Zahara de los Atunes en Cádiz. Vidal, abogado en la junta de Andalucía, fallecía este fin de semana a los 53 años a causa de un tumor cerebral.

En el entorno de Paz Padilla, la noticia ha caído como un jarro de agua fría entre sus compañeros de profesión, ya que muy pocos conocían el verdadero estado de salud de su marido porque la presentadora había preferido mantenerlo en secreto. La discreción de Paz Padilla hizo que muchos de sus allegados desconocieran que Vidal había sido diagnosticado de cáncer cerebral hacía apenas un año.

Tras las numerosas muestras de cariño de compañeros y amigos, ha sido su compañera de 'Sálvame', Lydia Lozano, la que comentara el estado anímico de Paz en el programa 'Socialité'. Lydia había hablado con ella por teléfono y transmitió que: "Ella estaba preparada". Al parecer, fue Paz la que tuvo que tranquilizar a su compañera quien no podía pudo contener las lágrimas durante la llamada. "Me he puesto a llorar porque no sabía qué decirle, y me ha dicho: "Si tú lloras, yo me pongo a llorar".

INSTAGRAM

La fortaleza de Paz Padilla es un ejemplo para muchos. Su compañera comentó que la gaditana, había reconocido que  el "último año ha sido muy duro y los últimos seis meses han sido maravillosos y la despedida ha sido preciosa".

Sus compañeras han destacado la profesionalidad de Paz durante estos meses tan duros en los que la presentadora salía delante de las cámaras de 'Sálvame' cuando estaba sufriendo uno de los reveses más fuertes de su vida. Lydia ha reconocido que la humorista le confesó que había momentos en 'Sálvame' que se iba a llorar detrás de las cámaras.