Rocío Crusset posa en bikini en Grecia. | @rociocrusset / INSTAGRAM

La original respuesta de Rocío Crusset a todos los que critican su cuerpo en Instagram

Desde su retiro vacacional en Uruguay.

Woman.es

Los famosos aprovechan la Navidad para escaparse unos días del frío en busca de climas cálidos, sol y playa. Esto es justo lo que ha hecho Rocío Crusset, que está disfrutando de unos días de descanso en Punta del Este, el mismo enclave uruguayo en el que hace unos días se celebró la renovación de los votos del futbolista del Barcelona Luis Suárez con su mujer, evento en el que brilló Antonella Roccuzzo.

Muy distinto a su look, un vestido de invitada rosa con doble escote, es con el que ha posado la modelo española en su Instagram, ya que lo ha hecho en bikini desde su encantador alojamiento. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Still in paradise 🦋

Una publicación compartida de Rocío Crusset (@rociocrusset) el

Hasta aquí nada reseñable más allá de que a todas firmaríamos estar ahora donde se encuentra Crusset. El problema ha llegado cuando muchos followers de la joven le han dejado comentarios en los que criticaban su cuerpo, acusándola -el verbo está elegido adrede, porque lo hacen en ese tono despectivo propio de los 'haters'- de estar muy delgada. Por supuesto lo han hecho sin tener en cuenta nada más que la imagen en la que además la postura, con los brazos elevados y sostenida únicamente sobre la punta de sus pies, siempre afina más la figura, que ya de por sí tiene una constitución delgada.

Pero ni siquiera este argumento ha dado Crusset a quienes le critican como respuesta. Y hace muy bien porque no tiene que dar ninguna explicación a nadie, y menos a los haters. Lo mejor que podía era ser original y sutil para darles un pequeño zasca y así lo ha hecho, dejando en sus stories un mensaje aprovechando que se estaba comiendo un plato de pasta.

La contestación de Rocío Crusset a sus haters. | Instagram

"Chicos, tranquilos que este es mi segundo plato de pasta y puede que caiga el tercero. No os preocupéis por mí que estoy DEL CARAJO", ha escrito sobre la imagen del plato de macarrones con tomate la sevillana, que ha sabido mantener la calma para encontrar la forma más inteligente de contestar, sin entrar en el juego pero con un mensaje educado y rotundo. 

Un nuevo ejemplo del body shaming que sufren mujeres de todo el mundo a diario quienes se ven atacadas por su talla independientemente de la que sea y ante el que no se puede decir más que un contundente basta ya. 

Relacionados