La receta casera de Kim y Kourtney Kardashian para que te crezca más el pelo. | D.R

A Kim Kardashian no le importa que termine 'Keeping Up With The Kardashians' por una sencilla razón

Sin pelos en la lengua.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Hace pocas semanas que el mundo del entretenimiento sufría un 'shock' del que se está recuperando poco a poco. El clan Kardashian anunciaba que su reality familiar 'Keeping Up With The Kardashians' llegaría a su fin la próxima temporada y las reacciones no se hacían esperar. De hecho, Kris Jenner, la creadora del formato, aseguraba que era ya momento de dar paso a otros proyectos y que, en parte, las redes sociales de sus hijas habían hecho que el programa ya no tuviera sentido.

"Todas ellas comenzaron sus cuentas de Instagram, Twitter, Snapchat, etc. cuando casi nadie tenía. De repente, y gracias también al 'reality', se convirtieron en auténticas reinas de dichas redes sociales. Ellas mismas contaban sus vidas ahí, así que supongo que la gente ya no quiere esperar a ver el próximo episodio del reality si pueden ver lo que pasa en la vida de mis hijas a través de sus teléfonos y en sus cuentas", decía Kris recientemente.

Unas declaraciones que ahora viene a confirmar Kim Kardashian al asegurar en una entrevista con David Lettterman que "de manera realista, he de decir que con un solo post en mis redes sociales, gano más dinero que con una temporada entera del reality". Ahí es nada. ¿Y cuánto es lo que se embolsa Kim por post? Pues creíamos que 500.000 dólares, pero debe ser que la cifra ha subido porque según Buzzfeed, Kim y sus hermanas ganan unos 4 millones de dólares al año por temporada de 'Keeping Up With The Kardashians'.

Un comentario que ha sido recibido de manera mixta por parte de sus fans ya que no esperaban que el dinero hubiese formado parte de una decisión como esta. Es decir, muchos creen ahora que en el fondo Kim y su familia no estaban compartiendo sus vidas de manera sincera... Una opinión que también ha sido rebatida por otros que piensan que es totalmente normal que Kim y demás familia hayan echado el freno en un formato audiovisual que quizás ya no tenga sentido. El debate está servido.