Mirar el móvil antes de dormir te impide tener un buen descanso. | Gtres

Este pequeño error antes de meterte en la cama a dormir te está impidiendo perder peso

Además de empeorar notablemente la calidad del sueño. 

Woman.es

El teléfono móvil es un enemigo del sueño de calidad y de los hábitos alimentarios saludables. A estas alturas, es muy probable que no te sorprenda demasiado lo que te vamos a demostrar con datos porque tú misma lo puedes validar a partir de tu propia experiencia y de la aquellas personas con las que pasas más tiempo. Pero ahora podemos afirmar con pruebas de que efectivamente es así. 

Mucho antes de que tuviéramos la costumbre de utilizar un dispositivo móvil para todo, los datos publicados sobre los hábitos del sueño de los españoles ya eran alarmantes, puesto que hay estudios que datan del año 2010 en el que se cifraba en más de un 20% el porcentaje de españoles que sufría entonces síntomas compatibles con el insomnio.

En esta década, lejos de disminuir, el riesgo de padecer problemas del sueño ha aumentado porque la dependencia de los dispositivos electrónicos también es mucho mayor, y los expertos alertan de que la luz azul que emiten este tipo de artilugios, en exceso, no solo tiene efectos negativos en la piel, sino que también los tiene en el sueño por su capacidad para alterar el proceso de síntesis de la melatonina, la hormona del sueño, tal y como coinciden todos los expertos en la materia. Puede hacer que duermas mal, pero también que desarrolles insomnio. 

A esto hay que añadir por otro lado cómo son los hábitos de consumo actuales de la tecnología, y también hay datos concluyentes al respecto. Según un estudio reciente de Microsoft en Canadá, el 95% tiene el móvil en los minutos previos al irse a dormir, dato que es exportable a España. Basta con que pienses en lo que haces tú misma y las personas con las que convives para saber que es muy posible que ocurra parecido entre los españoles a lo que el estudio apunta de los hábitos de los canadienses. Y más si cabe con el aumento de tiempo que hemos pasado frente al móvil y el ordenador durante la cuarentena

Rawpixel

Y, para cerrar la ecuación, según un estudio publicado en el National Institutes of Health, aquellas personas que duermen menos que las que lo hacen las 8 horas recomendadas tienen más actividad en la zona del cerebro donde se ubican las hormonas que despiertan el apetito. 

Una vez tenemos la información encima de la mesa, solo hay que encajar las piezas como un puzzle para ver la fotografía completa: la sobreexposición a la luz azul puede producir insomnio, la inmensa mayoría de las personas usamos el teléfono antes de dormir y descansar poco puede derivar en tener más apetito. 

La conclusión parece obvia: si quieres descansar mejor y no coger peso, limita el tiempo de uso de tus dispositivos electrónicos lo máximo posible en las horas previas a meterte en la cama. Tu salud lo agradecerá a nivel global. 

Relacionados