Adiós al mito de que dormir con plantas en la habitación es malo. | Unsplash

Plantas de interior que sí puedes tener en el dormitorio de casa porque pueden incluso mejorar la calidad del sueño

En contra de la creencia popular. 

María Aguirre | Woman.es

Ya sabemos que las abuelas son las más sabias del universo, y no vamos a ponerlo en duda, ni mucho menos. Simplemente, como seres humanos que son, alguna vez fallan en sus predicciones, por mucho que se hayan convertido en verdades universales asimiladas por la creencia popular. Una de ellas es que las plantas de interior en el dormitorio son peligrosas porque te roban el oxígeno -las plantas lo absorben por la noche, de ahí el mito-, algo que no es verdad -o, al menos, no más que tu compañero de cama- de modo que sí puedes decorar tu habitación con algunas especies. 

Si conviertes en una selva tu cuarto, aunque no hay evidencias científicas de ello, todavía podríamos hablar de si es compatible o no hacerlo con la respiración durante la fase de sueño, pero las plantas no necesitan tanto oxígeno para vivir como para dejarte a ti sin él, y además pueden favorecer la calidad de tu sueño porque equilibran la temperatura de la habitación, colaboran en mantener el aire más limpio e incluso tienen la capacidad de suponer un impacto notable sobre la sensación de bienestar tanto por su colorido como por su agradable aroma.

Es por esto que puedes cumplir con total tranquilidad tu deseo de darle algo de vida, nunca mejor dicho, a la habitación. Hasta la NASA publicó hace dos décadas un estudio en el que se apunta la capacidad de varias especies para purificar el aire interior.

La lista de especies vegetales aptas para un dormitorio es muy amplia, y cuenta con algunos nombres que son de sobra conocidos por todos, también para las personas que no hayan conseguido mantener viva una planta en su casa más de medio año en su vida. El aloe vera, que ahora está tan de moda precisamente por su alta resistencia a los cuidados de los seres humanos que no se llevan bien con las plantes, es una de ellas. También el poto de toda la vida -Epipremnum aureum es su nombre científico- es compatible con el ambiente necesario para un buen descanso nocturno y además es una planta sencilla de cuidar. 

El jardín, la gardenia, el bambú, la orquídea y la lavanda, especies todas ellas populares, a las que la mayoría de la gente ponen cara, y otras menos conocidas por su nombre pero tan vistosas o más que estas como es el caso de la sansevieria o la yuca, son otras opciones a tener en cuenta si estás pensando en dormir acompañada por plantas y no quieres pasar directamente al reto más difícil en cuanto a cuidados: el bonsái de interior, la opción perfecta para los que buscan reforzar la armonía en el ambiente de su cuarto. 

A golpe de clic, sin salir de casa puedes transformar en un visto y no visto tu habitación adquiriendo alguna de las plantas que hemos seleccionado para ti. 

 

Relacionados