Laura Escanes con bikini estampado. | Instagram @lauraescanes

Laura Escanes se sincera sobre su operación de pecho

Respondiendo a las preguntas de sus fans.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Si por algo ha triunfado Laura Escanes en su carrera como influencer es porque siempre ha sido muy sincera sobre todo lo que estaba pasando en su vida. Su relación con Risto Mejide, sus amores anteriores, su carrera, sus amistades, su embarazo... De hecho, este último acontecimiento de su vida marcó un importante antes y después, no solo en su trayectoria vital, sino también en su carrera profesional.

Desde que supo que esperaba su primera hija con Risto Mejide (el publicista ya tenía un hijo de una relación anterior), Laura no dudó en compartir todo ese viaje emocional y físico a través de sus redes sociales. Nos contó su embarazo y luego nos aclaró algunas dudas que teníamos sobre su parto y también sobre cómo había conseguido recuperar, casi casi, su peso de antes del embarazo

-Operarse el pecho después de ser madre: todo lo que debes saber si vas a hacerlo.

Pasado todo aquello, ahora la joven se encuentra centrada en el cuidado de Roma y en su trabajo, pero recientemente nos quiso confesar que se había sometido a una operación de aumento de pecho. Ahora, tras la avalancha de comentarios que recibió, ha querido contestar a todas las preguntas que les han surgido a sus seguidoras.

Primero ha comenzado aclarando qué es lo que se ha hecho y que es un "aumento de mamas con corrección de asimetría y reducción de la areola". Sin embargo, ha querido matizar sus palabras: "En mi caso no era solo una asimetría del tamaño, si no ya asimetría torácica, del tórax, de la colocación de mi tórax pues que una tenía una forma como más salida y la otra menos, y entonces he querido corregir eso y también el tamaño de la areola que era como lo que más me molestaba y lo que hizo que diera el paso porque ya lo pensaba antes y después del embarazo más porque con él se aumentó todavía más. Además, yo tenía cierta tuberosidad en las mamas que casi no se veía con ropa, pero yo cuando me quitaba la ropa, al no llevar nada de sujeción pues se veía".

Para terminar, ha querido decir que lo que peor lleva es no poder coger en brazos a la pequeña Roma hasta que no se recupere del todo.

Relacionados