Desfile de Dolce & Gabbana | Daniele Oberrauch / IMAXTREE

¿Tienes el pelo graso? Entonces necesitas estos consejos, remedios y productos para acabar con él

Para la mayoría de nosotras, es inevitable tener el cabello graso en algún momento de la semana pero, por muy incómodo que sea, sobre todo en los días en los que no tienes tiempo de lavarte el pelo, es un problema algo incomprendido. Te damos los mejores consejos y productos para combatirlo.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Tener un cuero cabelludo graso no es malo en sí mismo, ya que los aceites naturales en realidad lo protegen de los daños ambientales, pero puede que en ocasiones esa grasa sea excesiva, especialmente si tienes el cabello fino o liso. El exceso de grasa puede hacer que tu cabello se sienta lacio, sin vida y un poco sucio, incluso si lo lavas con champú todos los días. 

Por suerte, hay un montón de soluciones sencillas que no implican hacerse una coleta o un recogido (aunque eso siempre es una apuesta segura) que puedes empezar a aplicar desde ya. ¡Empezamos!

¿Por qué se me engrasa el pelo?

Al igual que ocurre con la piel del rostro, las glándulas sebáceas del cuero cabelludo producen grasa a modo de protección y para evitar que la piel se reseque. Y al igual que en la cara, algunas personas producen más grasa. Si siempre has tenido el pelo graso, lo más probable es que sea genético. Pero si es un cambio que se produce en tu cabello de repente, podría deberse a los productos que estás usando. De hecho, lavarse el pelo en exceso también es una causa común de tener un cuero cabelludo graso, ya que esto puede producir el efecto rebote, igual que cuando una piel grasa no aplica la hidratación suficiente a su rostro. 

Cómo deshacerse del pelo graso

La respuesta obvia es lavarse el pelo, pero para esos días en los que no te da tiempo a hacerlo o si quieres espaciar un poco tus lavados lo mejor es recurrir al champú en seco. Sin embargo, no puede usarse a la ligera ni abusar de él, ya que puede empeorar la grasa a largo plazo. El champú en seco es perfecto para usarlo por ejemplo el día antes a lavártelo, pero no es recomendable usarlo varios días seguidos ya que solo estaremos añadiendo capas y capas de producto a las fibras capilares.

También puedes probar a lavarte el pelo con menos frecuencia. Aunque parezca una idea muy loca, a la larga frenará la producción de grasa. Empieza por lavarte el pelo cada dos días, y poco a poco vete pasando a una o dos veces por semana. Pasarás por un periodo de adaptación, pero al final se estabilizará.  

En cuanto a las herramientas a utilizar, no debes elegir peines y cepillos de metal y menos usarlos en mojado. Es mejor que optes por con uno de hueso o de plástico. Además, las cerdas deben ser lisas y redondeadas en la punta para evitar causar daños en el cuero cabelludo. Deja a un lado los peines y cepillos con dientes finos y estrechos, ya que activarían la producción de sebo.