Las direcciones inspiradoras de María Dueñas

La escritora María Dueñas nos apunta sus direcciones favoritas, aquellas que inspiran sus libros y evocan sus atmósferas: «siempre sitúo mis novelas en escenarios vinculados a mi vida o con los que tengo algún tipo de conexión sentimental», confiesa.

Isabel Loscertales | Woman.es

- Destinos:

Tánger y Tetuán. «En tan solo una hora de vuelo, te trasladas a un mundo radicalmente diferente que aún conserva resquicios nostálgicos de sus años más gloriosos.» Cádiz y Jerez. «Historia, vinos, gracia, leyenda… Una esquina del sur para quedarse eternamente.»

México DF. «Una metrópoli grandiosa y vibrante, a la que siempre quiero volver.»

La Habana. «Últimamente, se ha convertido en la ciudad de moda, pero hay que conocerla con sus luces y sus sombras antes de que cambie drásticamente.»

- Dormir:

La Maison de Tanger. «Encantador hotel boutique junto al Zoco Grande. Imperdonable perderse el desayuno en la azotea, con crêpes marroquíes, queso fresco y té con hierbabuena, contemplando los tejados y el mar.»

El Reducto (Tetuán). «El riad que fuera residencia privada del último Gran Visir en Tetuán, reconvertido por Ruth Barreto en un pequeño hotel anclado en otros tiempos. Durante la grabación de la serie “El tiempo entre costuras”, se convirtió en el cuartel general del equipo de rodaje. Aún quedan huellas…»

Hotel Habita (México DF). «En la distinguida avenida Presidente Masaryk. Contemporáneo, estiloso, comodísimo, y con toiletries de Malin+Goetz.»

Hotel Nacional (La Habana). «Un tanto desgastado pero aún majestuoso. Inolvidables los daiquiris al atardecer en los jardines frente al malecón.»

- Comer

La Moderna (Jerez). «Un bar de los de siempre, para arrancar el recorrido de la ciudad con una copa de fino y una tapa de chocos.»

El Faro de Cádiz. «Cocina andaluza en el castizo barrio de La Viña. Se me saltan las lágrimas al recordar sus ortiguillas, sus puntillitas y su cazón.»

Azul Condesa (México DF). «Cocina mexicana tradicional desde un ángulo actualizado. Preciosa vajilla y estupenda terraza.»

Paladar San Cristóbal (La Habana). «Comida rica y entorno entrañable en una antigua casa de la vieja burguesía habanera. Lo visitó Barack Obama, así que imagino que ahora ya se habrá convertido en un must.»

-De compras:

Mercado Central de Cádiz. «La vieja plaza de abastos, rehabilitada y llena de vida. Espectaculares pescados y mariscos, gracia a raudales y numerosos puestos de tapeo.»

Bazar Tindouf (Tánger). «Una cueva de Alí Babá. Creo que ya he comprado allí seis o siete alfombras.»

Palacio de los Condes de Miravalle (México DF). «Espléndido edificio colonial que alberga un hotel, un restaurante y varias tiendas de artesanía y de diseño.»