Los 5 misterios que explican que tu piel luzca más vieja de lo que debería

Cada día cuando te miras al espejo es peor que el anterior … las mujeres podemos ser nuestras peores enemigas porque somos más objetivas que nadie con nuestra apariencia, y en este caso tienen razón tu piel está cada día más opaca, con menos luz y con una apariencia más gastada.

Paola Lei | Woman.es

La piel es un órgano muy sensible y cualquier cosa, desde el estrés hasta la comida, pasando por el jabón que usamos pueden dejar su huella. Para tener una piel bonita no solo hay que habituarse a la crema de protección solar y a las mascarillas dos veces por semana, también hay que estar atento a lo que pasa dentro del cuerpo, incluida también la mente.

Algunos malos hábitos físicos y mentales son grandes agresiones para la piel. Revisamos algunos de ellos. Quizás si eres de las casi siempre te miras la piel con lupa debas corregir algunos de ellos.

Estás permanentemente estresada

El estrés es parte natural de la vida, pero a niveles muy altas y sostenidos hacen que el organismo tenga necesidad de más magnesio y vitamina C para crear las hormonas del estrés, cortisol, adrenalina y noradrenalina. El problema es que el magnesio y la vitamina C son esenciales para la síntesis de colágeno, y el organismo lo quitará de la piel en una situación de estrés crónico.

La solución puede ser consultar con el medico la posibilidad de tomar suplementos de magnesio, vitamina B y C. Y en cuanto sea posible bajar el nivel de estrés.

Tus hormonas están asilvestradas

Ya sea por la menopausia, por el síndrome premenstrual o por la adolescencia, las mujeres siempre tenemos un buen motivo para explicar un desorden hormonal. Si además comes muchos carbohidratos y azúcares, la inflamación de la piel aumentará y sus niveles de elastina y colágeno se reducirán, lo cual se traduce en más arrugas y líneas de expresión en la cara.

La solución: Disminuir drásticamente los azúcares añadidos a la comida de debe ser la primera medida para restaurar el balance hormonal. Quien quiera una piel radiante debe saber que debe renunciar al azúcar casi en su totalidad.

Duermes mal o te despiertas con frecuencia en medio de la noche

El momento por excelencia de la renovación celular son las horas del sueño. Cuando duermes por un tiempo insuficiente o no tienes un sueño profundo porque se interrumpe con regularidad se interrumpe ese proceso de renovación.

La solución es crear un ritual fijo antes de irse a la cama para preparar el cerebro para el descanso, meditar unos diez minutos y separarnos del móvil o de la tableta, irnos a la cama con un libro.

GETTY

¿Demasiadas copas de vino?

A medida que se acerca la temporada de celebraciones empezamos a beber más alcohol casi sin darnos cuenta. Pues bien , el alcohol te deshidrata y consume las reservas de magnesio y vitamina B del organismo. Además interfiere con el neurotransmisor GABA y causa interrupciones en el sueño: el paquete completo.

La solución es en las noches de fiestas intercalar un vaso de agua entre cada copa. Y antes de irte a la cama tomar una vitamina B y un suplemento de magnesio para ayudar a metabolizar el alcohol.

No consumes nada de grasas

No todas las mujeres necesitan más grasa en su dieta, pero si notas que tu piel está seca y fláccida y tu dieta es pobre en grasas, es posible que debas aumentar el consumo. Las membranas celulares, incluidas las de la piel están compuestas por grasas saturadas, el consumo de omega 6 y omega 3 es esencial para el buen estado de la piel.

La solución es incorporar algunas grasas mínimamente procesadas al organismo, como el aceite de coco, las semillas de chía o las de linaza.