PremiosOscar2020

Diane Kruger en la fiesta posterior a los premios Oscar. | Gtres

El impresionante look diosa de Diane Kruger en la fiesta post Oscar

Con un vestido de Alta Costura de Elie Saab.

Woman.es

Desde que Halle Berry recogiera el Oscar a la mejor actriz allá por el año 2002, Elie Saab se convirtió en uno de los diseñadores favoritos de las celebrities para las alfombras rojas. Sus llamativas creaciones, llenas de matices y detalles originales, muy barrocas, hablando en términos artísticos por su abundante decoración, son ideales para brillar en las mejores 'red carpet'.

La lista de caras conocidas que se han apuntado a sus vestidos es inabarcable, y año tras año se suman nuevos nombres con nuevos vestidos. La última en hacerlo ha sido Diane Kruger, una de nuestras favoritas si hablamos de estilo porque acierta con sus propuestas más atrevidas pero también cuando prefiere optar por vestidos canónicos de alfombra roja, como ha sido el caso del diseño que ha lucido en las fiesta pos Oscar -la misma a la que han acudido compañeras de profesión como Olivia Wilde o Jessica Alba, entre muchas otras- a la que ha acudido en modo diosa. 

Diane Kruger con un vestido de fiesta metalizado de alta costura del diseñador libanés Ellie Saab en una fiesta pos Oscar. | Gtres

De escote asimétrico, un estilo muy del gusto de otros rostros conocidos de nuestro país como, por ejemplo, Andrea Duro, y cargado de lentejuelas metalizadas por toda su superficie, el vestido se prolonga con una pequeña cola arrastrada por el suelo y forma parte de la última colección de Alta Costura del creador de origen libanés, siempre fiel a este tipo de ornamentación recargada. 

Este tipo de piezas hablan por sí solas, y Diane Kruger, como bandera del buen gusto que es, lo sabe bien. Por eso, apenas lo ha acompañado por una cartera de mano y una cuidada selección de joyas a juego, aunque no es casualidad que haya renunciado a llevarlas en el cuello.

Para estilizar todavía más su figura y potenciar la asimetría del vestido, la actriz ha optado por rematar el look con un recogido que dejaba su flequillo suelto con ligeras ondas y una sutil diadema como guinda de un peinado que recuerda de forma irremediable a los de las diosas de la Antigua Grecia.