Piti Alonso. | Instagram @chusgonzalez

Piti Alonso: “Antonio de la Torre no calla ni debajo del agua”

Es el hombre al que todos siguen: premiados, invitados, periodistas y fans se dejan guiar por este gallego, responsable de prensa de los Premios Goya desde hace cuatro años.

Ester Aguado

“No sé si el más difícil, pero los Goya es el evento más intenso de todos los que organizamos. Hay que hacer mucho, en poco tiempo: los timmings son muy ajustados”, explica José María Alonso, conocido por todo el mundo como Piti. Este relaciones públicas se encuentra al frente - junto con su socio, David Sánchez- de DYP Comunicación, la agencia encargada de coordinar la prensa y la alfombra roja de estos Premios Goya. Pero también de la del Festival de Málaga desde hace 11 años -“mucho más laboriosa, porque son 11 días de trabajo”- y de organizar decenas de estrenos de películas al año (como los de Alejandro Amenábar, Julio Medem o Álex de la Iglesia), amén de la mayor parte de los premios de instituciones y revistas organizados en Madrid. “La alfombra roja es complicada, implica una precisión de relojero. Ten en cuenta que desde las 18 horas que empiezan a llegar invitados, nominados y autoridades, cada minuto y medio tiene que pasar alguien nuevo. Y todos deben hacerlo antes de las 21.30, cuando se hace la foto de autoridades. Son tres horas y media de autentica locura. Parece mucho… pero hay mucha gente y hay que moverlos con rapidez, sin dejar de atender a todos los medios: fotógrafos, televisiones y radios”, explica el organizador.

Piti y su equipo de 23 personas son los encargados de convocar, acreditar y facilitar el trabajo de los más de 400 medios de comunicación acreditados en esta 34 edición de los Premios Goya, que este año se celebra en el Pabellón Deportivo Martín Carpena de Málaga. “Este año, además, se ha llevado acabo un montaje exterior en la gran explanada de delante del recinto para implicar a los fans. El público malagueño es muy fiel al cine español y se le ha querido premiar acercándoles al evento: los actores se bajarán del coche y recorrerán el bonito montaje exterior donde estarán esperándoles los fans para hacerse fotos o pedir autógrafos. Es la primera vez que se hace… espero que el tiempo nos acompañe”, asegura Piti.

El trabajo de Alonso y compañía no se acaba una vez empezada la gala (TVE, 22h), si no que se traslada al backstage del espectáculo: allí esperan a que los premiados recojan su Goya y se los llevan a las distintas salas donde atienden a los medios de comunicación: los medios gráficos, las televisiones, las radios y los medios escritos. Una labor intensa y a veces no tan grata: “Todo el mundo quiere felicitar y hablar con los ganadores y hay que estar arrastrándolos para que los profesionales puedan entrevistarles y entregar su trabajo… ¿Uno de los más tardones? Antonio de la Torre no se calla ni debajo del agua (risas). Habla mucho y quiere atender a todo el mundo porque es encantador… ¡pero es complicado cortarle!”, nos cuenta Piti.

¿Entre los más profesionales? “Gente como Pedro Almodóvar, Antonio Banderas o Penélope Cruz, que podrías pensar que son más estirados por ser estrellas internacionales… nada que ver. Son estupendos, tienen clarísimo que esto es parte de su trabajo y vienen encantados de hablar con los medios. Al final, se trata de publicitar su trabajo y ellos lo tienen muy claro”, afirma. ¿Alguna anécdota? “Hay situaciones muy límite… hace un par de años, el director a la mejor película europea, que siempre lucía una melena larguísima (le teníamos en foto, claro), se acababa de rapar casi al cero y no le reconocíamos… estuvimos buscándole como locos, aunque al final le encontramos ‘in extremis”, nos cuenta este relaciones públicas, que ha hecho algunos cameos en el mundo del cine (“Paquita Salas”, “El Calentito” o “Sólo química”).

Si te acercas a algún estreno y ves a un hombre moverse como pez en el agua y posar mejor que los mismos actores (algunos fotógrafos y cámaras le usan para medir la luz o el foco)… incluso sosteniendo algún bolso de mujer mejor que ellas… no lo dudes: él es Piti.