Pablo Alborán en concierto | GETTY

Canciones que suenan a Goya

La canción ‘Palmeras en la nieve’ podría proporcionar su primer Goya a Pablo Alborán. Pero no lo tendrá fácil.

Clara Hernández | Woman.es

El dolor de un fotograma puede marchar al ritmo de un reggaetón cálido, engañoso. O clavarse en el estómago con una sarta de palmas enajenadas. Incluso desbordarse con un romanticismo moroso, sonrosado.

Los temas que compiten en esta edición de los Premios Goya en la categoría de mejor canción trazan los contornos del drama con diferentes cadencias. ¿La favorita en las apuestas? Tal vez ‘Palmeras en la nieve’, la pieza que firma el autor más popular de los nominados, el andaluz Pablo Alborán, la cual viene de la mano de una de las películas más taquilleras de enero. Pero no hay nada seguro en unas votaciones en las que la crítica también ha alabado el buen hacer de algunos de sus competidores, como la originalidad de ‘Techo y comida’.

Conoce las claves de las cuatro candidatas más sonoras de los premios que otorga la Academia de Cine:

‘So far and yet so close’. Compuesta por Antonio Meliveo e interpretada en inglés por la voz delicada de Laura Chaves para la película ‘El país del miedo’, acompaña a sus personajes en un viaje hacia el acoso escolar en el que se entremezclan infancia, inocencia y dolor. La melodía es aniñada, simple, primorosa; sin embargo, sus agudos y sus pausas traen espinas. 

‘Cómo me mata el tiempo’. El reggaetón, precisamente uno de los géneros que Luis Ivars más detesta, es el que ha propiciado a este autor auparse con una nueva nominación a los Goya. No había otra opción para acompañar a los personajes del thriller ‘Matar el tiempo’, donde un auditor de una multinacional comienza a contratar los servicios de una prostituta a través de Internet.  El mundo de la noche —frenético, excitante, prohibido— se llena de aromas electrolatinos y mecánicos.

‘Palmeras en la nieve’. En los dos meses que lleva publicado su videoclip oficial, ha recibido más de 2,5 millones de clics. Detrás, el celebérrimo Pablo Alborán (coautor del tema junto con Lucas Vidal) y una de las películas más vistas en lo que llevamos de invierno. El romanticismo del filme encuentra un buen compañero de aventura en Pablo Alborán, que condesa en esta pieza de corte sentimental y final épico, el sabor amargo y dulce del desamor. 

‘Techo y comida’. Una pica de aspereza flamenca —vehiculada por la voz rota de Malena Mateo—, vientos jazzísticos y un redoble de palmas que parecen patear la suerte Rocío, la protagonista de ‘Techo y comida’, una madre soltera en paro con una amenaza desahucio. La letra desnuda su belleza, su desesperanza y su vergüenza.