Vú by Joaquim Verdú | archivo

Vú by Joaquim Verdú, el regreso del maestro del punto

La 080 se rinde a la colorida colección del diseñador, en plena forma a los 70 años. "Ahí está también Armani, con 85".

Myriam Serrano | Woman.es

Color intenso, delicadas prendas de punto y mucha emoción. Joaquim Verdú, en su vuelta a las pasarelas después de diez años, presentó su nuevo proyecto en un precioso y muy aplaudido desfile en la 080 Barcelona Fashion. Vú by Joaquim Verdú es una empresa textil de Igualada, la que fuera meca del punto internacional. “Allí me encontraba con Donna Karan y los Dolce & Gabbana cuando venían ellos mismos a comprar”, explica el diseñador catalán, que celebra sus 40 años de trayectoria en el mundo de la moda. “El punto es un tejido muy difícil de trabajar, se necesitan artesanos con mucha experiencia para darle las apariencias actuales, que hasta puede parecer organza. Pero hay que reivindicarlo y desterrar el falso mito de que engorda, porque aporta movimiento y es muy favorecedor”, declara.

Vu Barcelona - Barcelona - Mujer - Otoño-Invierno 2020-2021 35 | IMAXtree.com / IMAXTREE

Verdú, que comparte pasarela con firmas consolidadas y otras emergentes, aconseja a los jóvenes que “después el show, hay que vender”, algo que se aplica él mismo con una colección para mujer y hombre innovadora pero con olfato comercial, basada en la calidad y el estilo que han sabido apreciar durante décadas famosas como Victoria Abril, Marisa Paredes o Aitana Sánchez Gijón, entre otras muchas. A los hombres, los ve con faldas pantalones y tonos atrevidos. Rojos, rosas, malvas y todas las declinaciones del gris inundaron la pasarela cada día más animada del Recinto Modernista de Sant Pau, donde destacó una Lucía Rivera “menudita sólo aparentemente, porque se crece cuando la vistes, me recuerda a Kate Moss”, aseguraba Joaquim.

Vu Barcelona - Barcelona - Mujer - Otoño-Invierno 2020-2021 19 | IMAXtree.com / IMAXTREE

El pase, repleto de prendas superpuestas, con volúmenes y motivos reinterpretados como los clásicos rombos, lo cerró un modelo con capucha roja, un guiño al célebre look Caperucita Roja que dio la vuelta al mundo en 2007.

Agradecido y humilde, como todos los grandes, el diseñador no pudo (ni quiso) reprimir las lágrimas tras el éxito: “es una gran recompensa a tanto trabajo. Tengo 70 años, pero mira, ahí está Armani a sus 85”. Bravo.

 

 

-->