Vestido de efecto piel, de Zara. | D.R.

Según Zara, estas son las medias con encaje que mejor quedan con tus vestidos de piel

Olvídate de pasar frío. 

María Aguirre | Woman.es

Es oficial: el vestido del otoño tiene que ser de cuero o, al menos, parecerlo.

El 'little black dress' se ha reinventado una vez más y esta temporada ha querido declinarse en este tejido hasta dar forma a modelos que juegan con las siluetas, las formas y los largos de manera sorprendente. Sobre todo porque esta vez no está dotado exclusivamente del aspecto rockero que precede su fama sino que puede aparecer también en versiones más sofisticadas realmente apetecibles que lucir incluso cuando llegue el frío. Y claro, es inevitable que esto genere una eterna duda al respecto, ¿con qué llevarlo? 

No hablamos esta vez del calzado que mejor le conviene, de las joyas que deben acompañarle o del abrigo que elegir para cubrirnos, sino de algo tan esencial como las medias. Porque, por mucho que la moda se haya empeñado en los últimos años en que vayamos sin ellas, no todas podemos permitirnos el lujo de prescindir de ellas a 5 grados bajo cero. 

Suerte que las tendencias a veces también piensan en nuestro bienestar y han hecho que por fin este accesorio vuelva a nuestras vidas.

Las medias cristal (esas que de la noche a la mañana pasaron a ser denostadas) han recuperado su esplendor, pero son los modelos de plumeti, con flores, de rejilla, llenas de palabras e incluso repletas de perlas y brillantes nuestros favoritos.

De hecho, hay una de estas versiones fantasía que precisamente podríamos decir son las más indicadas para lucir con la pieza estrella del momento. 

Vestido de piel con medias de encaje, de Zara. | D.R.

Ha sido Zara quien nos ha puesto en la pista de que las medias de encaje en color negro son las que mejor sientan con un vestido de cuero, al cual le puedes añadir unos zapatos de salón clásicos o unas sandalias y tener un look perfecto para cualquier evento de noche; o, en su defecto, calzarse unos botines o unas botas altas y arriesgarse con él de día. 

Una fórmula con la que recuperar el espíritu ochentero que impera estos meses, ideal para poner el foco de impacto en las piernas, ¿te atreves?