Y el show llegó a la Super Bowl 2015 de la mano de Katy Perry

Aida Ortega

Puede que te guste o no el fútbol americano, pero de lo que no cabe duda, es que la final de la Super Bowl se convierte siempre en todo un espectáculo de masas. Y el partido de este año ha sido todo un referente en cuanto a éxito y espectáculo.

Llegó Katy Perry y triunfó, la cantante bajó de las estrellas con Fireworks y ardió en el infierno montada sobre un león y con un vestido de llamas firmado por Jeremy Scott para Moschino.

Pero hubo mucho más, Katy es una californian girl, y las palmeras, los bikinis y hasta los tiburones también conquistaron el escenario del terreno de juego.

La rapera Missy Elliot y Lenny Kravitz acompañaron a Katy Perry en una actuación única.