Sara Carbonero en su perfil de Instagram. | Instagram @saracarbonero

Sara Carbonero y su perfecto vestido de invitada en azul noche

La periodista ha escogido un diseño de tirantes y encaje de una de sus diseñadoras favoritas para acudir a la boda de unos amigos en Valladolid.

Woman.es

No es habitual que Sara Carbonero recurra a vestidos de lujo. Ella es más de firmas que todas podemos permitirnos; sin ir más lejos, la que ella misma fundó junto a Isabel Jiménez, Slowlove. Pero de vez en cuando lo hace y, claro, ocurre lo que ocurre, que deslumbra.

Así ha ocurrido en una boda a la que ha asistido como invitada en Valladolid, donde ha lucido un diseño de la creadora colombiana Silvia Tcherassi, ante la que ya se han rendido con anterioridad algunas de las mujeres más elegantes del mundo, como por ejemplo Rania de Jordania y Máxima de Holanda, e incluso ella misma hace años atrás.

Carbonero ha escogido el vestido Potenza de la diseñadora latinoamericana, una de las estandartes junto con Johanna Ortiz -Tamara Falcó escogió un diseño suyo hace unos días también para asistir a una boda- del boom de la moda sudamericana. El vestido, tal y como explica el equipo de Tcherassi, es "una mezcla de tafetán y ojales en un tono azul marino, y presenta tirantes finos, un amplio escote en forma de V y detalles de cinturón cruzado a lo largo de la cintura".

Este último se completa con un cierre en forma de gran lazo en la parte central, justo en la boca del estómago, que cuelga por encima de la preciosa falda de ojales que aporta delicadeza, sutileza y también un poquito de volumen a la pieza. Sara, en cambio, ha optado por llevar el lazo más bajo de lo que propone la diseñadora, a la altura de la cadera, y en un costado en vez de justo en el centro.

La periodista ha acompañado el vestido de Silvia Tcherassi, que por cierto se vende en su tienda online por un precio de 2.710 euros, con una americana negra, un clásico para las bodas de tarde en verano celebradas en lugares donde con la caída del sol suele refrescar.

Además de la mencionada blazer, ha llevado una cartera de mano a juego con la chaqueta, en color negro, y unas sandalias en el mismo tono que los dos complementos mencionados.

Los labios en un color granate, un recogido con un moño bajo desenfadado con raya en medio que es ya marca de la casa en Sara Carbonero, y una acertada selección de joyas -pulsera dorada, gargantilla y pendientes largos- completan un look de invitada de matrícula de honor.