Comprando comida sana en el nuevo Bump Green. | María Granda

La ruta por Madrid de la diseñadora de Dolores Promesas

Nos fuimos de ruta por Madrid con la diseñadora de la firma Dolores Promesas, Alicia Hernández. Ella, que es una de las caras triunfadoras de la generación licor 43, vive su mejor momento.

Ester Aguado | Fotografía: María Granda

Siempre ha mirado adelante. Y siempre ha sabido que, antes o después, cumpliría sus sueños. Alicia Hernández, diseñadora de la firma Dolores Promesas y socia del showroom de moda The Gallery Room, es una de las caras del proyecto Generación 43, que Licor 43 patrocina para apoyar pequeñas historias de grandes hombres y mujeres que tienen claro que el éxito significa vivir con voz propia. Tenaz, osada, inquieta, positiva, inconformista, pasional, honesta... Alicia forma parte de esa generación que se arriesga, se equivoca, se reinventa, ama y que no teme vivir. «Hemos tardado 10 años en llegar hasta aquí, pero ha merecido la pena.

Mucha gente pensaba que mis dos socios (Myriam Pintado y Javier Lapeña) y yo estábamos locos, porque empezamos a abrir tiendas en 2012, en medio de la crisis... Pero cuando abres tiendas, suben las ventas. Ya hemos llegado a 30 en España y acabamos de inaugurar la segunda en París», explica Alicia, ilusionada. Esta empresaria, madre, diseñadora, ama de casa, relaciones públicas y amiga de celebrities como Paula Echevarría o Leticia Dolera –a quien vistió para los últimos Goya–, afirma que su intención es seguir fabricando en España y creando nuevos puestos de trabajo. «Esa evolución me motiva porque veo que es posible producir en casa