GTRES

Pauline Ducruet ha llevado el vestido de invitada que solucionará el "qué me pongo" para una boda de invierno y que, además, parece un trench

Combinado con complementos muy básicos.

NATALIA MORÁN | WOMAN.ES

¿Te atreverías a llevar un vestido que sigue los patrones de la gabarina en tu próxima boda? Nosotras sí. Y es que puede que nos encontremos ante una de las primeras tendencias del nuevo año en cuanto a moda 'bridal' se refiere y a todo lo que su entorno engloba habiéndose encargado de ello Pauline Ducruet, la hija mayor de la princesa Estefanía de Mónaco quien ya en varias ocasiones nos ha demostrado que en cuestiones de estilo y propuestas originales es ella quien se lleva el título a la verdadera 'it girl' de la realeza.

La 'it girl' de la realeza sorprendió con un vestido que sigue los patrones de un gran clásico en todo armario. | GTRES

Así lo hizo durante la boda de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassan con un mono negro que contaba no solo con un escote de vértigo sino que también con unas mangas con volumen que se hacían con todo el protagonismo de un sencillo y elegante look, y así también lo hizo precisamente hace un año con unos pantalones palazzo repletos de lentejuelas y mucho color siendo fiel a las tendencias que tan fuerte primaban en ese momento.

- Pauline Ducruet como la invitada más chic en la boda de Carlota Casiragui

- Los pantalones arcoíris de Pauline Ducruet que ya llevan las influencers

Ahora, cambiando por completo patrones y colores, una gabardina amarilla con botones en blanco llevada a modo de vestido como si de una única pieza se tratase sin necesidad de añadir básicos se ha convertido en su elección para asistir a la entrega de los Premios del 44º Festival Internacional del Circo de Montecarlo.

Pauline Ducruet junto a algunos de los premiados de la noche. | GTRES

Una apuesta tan arriesgada como llamativa que nos hará rescatar esa prenda concebida como la mejor opción para salvar el entretiempo y que en días primaverales en los que la lluvia es gran protagonista resulta ser un imprescindible. Pero más que sorprendernos el hecho de su decisión de llevarla a un evento de gran importancia para la Casa de Grimaldi, más lo hace su fiel iniciativa de versionar lo que para las royals siempre ha supuesto una apuesta ganadora: abrigos midis a modo de vestido.

Combinada con salones en un tono nude y joyas que toman la forma de perlas, todo el conjunto da como resultado una opción que es pura inspiración y que nos salvará el temido "qué me pongo" ante eventos en los que el frío resulta ser un acompañante más.

Relacionados