Imagen de campaña de Yerse. | D.R.

Un otoño de horizontes sostenibles

Lo nuevo de Yerse apuesta por cuidar el planeta y no podemos esperar para estrenarlo.

Woman.es para Yerse

El otoño es una de nuestras estaciones favoritas: los días siguen siendo largos pero ya va apeteciendo echarse una chaquetita al caer el sol, te reencuentras con tus amigas y familia para recordar las vacaciones y poneros al día de mil anécdotas... Y es que septiembre trae implícita esa 'vuelta al cole' que huele a nuevo y que invita a comenzar de nuevo.

Precísamente para que esta nueva temporada marque la diferencia, la firma Yerse ha presentado una colección AW 20-21 que ama la biodiversidad de nuestro planeta y quieren avanzar hacia nuevos horizontes sostenibles. Respetando el medioambiente de forma incondicional, las nuevas creaciones de Yerse optan por fibras recicladas, elementos reutilizados y algodones orgánicos que ganan presencia una temporada más. ¿Una máxima? Dejar que la naturaleza fluya libre como ha hecho siempre. 

Con la mirada puesta en el corazón de nuestro planeta

En lo más nuevo de Yerse flora, fauna y tecnología coexisten en armonía. Eso se traduce en prendas cómodas, versátiles y apetecibles de llevar. El punto se mezcla con fibras de origen natural, cashmeres, lanas y alpacas que transmiten calidez y bienestar. Los abrigos de pelo son casi tan imprescindibles como las piezas de pana, que siguen vinculándonos a un pasado nómada y rural.

Imagen de campaña de Yerse. | D.R.

Para los estampados que llenarán tu armario de otoño, Yerse elige pequeñas flores de inspiración Liberty que tiñen maxi vestidos con mucha caída (este otoño los llevarás con maxi cárdigan de punto grueso y botas camperas). Estampados de hojas a modo de 'camuflaje botánico' y una gama ideal que va de verdes salvajes a tonos tierra y marrones cacao. Los días fríos se visten de azul polar.

La dicotomía masculino-femenino se diluye en esta colección en forma de looks compuestos por vestidos largos de satén y terciopelo o trajes de pañería masculina que se mezclan con prendas deportivas. Chaquetas sobrecamisas y pantalones de línea slouchy se convierten en prendas comodín y rayas, cuadros y pequeñas patas de gallo conjugan a la perfección con detalles románticos y puntillas. 

Sin duda una colección que nos conecta con la tierra y que nos recuerda que se lo debemos todo a ella. Es el lugar donde pertenecemos y lo queremos preservar.