Pernille Teisbaek, con gabardina de Mango de la nueva colección de primavera (@pernilleteisbaek) | INSTAGRAM

Las nórdicas, que son las actuales reinas del estilo, han caído rendidas ante esta gabardina de Mango

Si no tienes una, que sepas que está es la más elegante que hemos visto en mucho tiempo en Instagram. 

PILUCA SANTOS | WOMAN.ES

Aunque las francesas son sofisticación en estado puro y elegancia clásica, no podemos disimular que el estilo de las nórdicas nos encanta. Si todavía no tienes a ninguna influencer en tu radar, ya te adelantamos que estás tardando. ¿Has visto los lookazos se marcan durante la Semana de la Moda de Copenhague? Y ha sido a una influencer nórdica a quien le hemos fichado la gabardina de Mango más elegante que hemos visto hasta la fecha. ¿En serio? Sí, fíate de nosotras. 

- La gabardina a través de la historia: una prenda icónica desde la I Guerra Mundial hasta el mundo del cine

- El trench se lleva XXL según Emilia Clarke

Echando un vistazo a los looks de Instagram de hoy, nos hemos topado con un nuevo post en el perfil de Pernille Teisbaek quien, por si no lo sabes, es estilista, co-fundadora y directora creativa de Social Zoo, una agencia de marketing e influencers. Aunque muy sencillo, su conjunto nos ha conquistado. Tiene lo justo para ser elegante sin resultar aburrido, pero lo que más nos gusta es, sin duda, la gabardina de Mango, que además es de la nueva colección de la firma catalana. 

Así es la gabardina de Mango que ha conquistado a las nórdicas | D:R:


Si estás buscando una gabardina clásica, sencilla y elegante, que sepas que está en Mango. Pernille Teisbaek la ha fichado entre las novedades, pero no es una gabardina más porque pertenece a la línea Committed, es decir, ha sido confeccionada “con fibras y/o procesos de producción sostenible, reduciendo así su impacto ambiental”, como reza la descripción en la web de la firma. 

A la venta por 129,99€, es larga por lo que, además de ser más elegante que las cortas, es perfecta para esos días en los que aun refresca. Gracias, Pernille Teisbaek, por el descubrimiento. 

 

Relacionados