Vestido con pedrería Elie Saab (11.000 €); pendientes con pedrería (190 €), bolso Insignia con asa de cadena (660 €) y sandalias de piel metalizada (350 €), todo CH Carolina Herrera. | Richard Ramos

Eugenia Volodina: "Parece que ahora es más importante la cantidad de seguidores, que las portadas que haces"

El rostro fuerte y misterioso de esta modelo rusa sienta cátedra. A sus 33 años, nuestra chica de portada nos habla de su éxito, sus prioridadesen la vida y cómo las redes sociales han transformado el universo de la moda. 

Olga Tarín | Woman.es

La elegancia de Eugenia Volodina (Kazán, 1984) ha marcado una época de poder para las modelos del bloque del Este. "Tenemos una belleza fría y somos muy trabajadoras. Esta ha sido una de las claves de nuestro éxito", comenta. Una modelo hecha a sí misma con unos rasgos fuertes que le aportan personalidad y carácter. Fue descubierta a finales de la década de los noventa y se ha construido una carrera sólida e imparable.

Empezaste muy joven, ¿siempre te ha interesado este mundo?

Cuando estaba en la escuela, en Rusia, ya trabajaba como modelo. Mi agencia organizó un casting para una agencia francesa en París ¡y me eligieron a mí! A los 17 años dejé la escuela y vine a París.

Fátima

¿Cómo te cambió la vida ser una modelo de éxito? 

Mi día a día cambió por completo. Era muy joven y todo era nuevo para mí. Tuve que aprender idiomas para poder comunicarme con la gente. También aprendí a vivir sola, sin la ayuda de mis padres. Pero al mismo tiempo, todo fue muy divertido. 

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Viajar por el mundo es siempre lo mejor. Me encanta descubrir lugares diferentes cada vez. 

¿Y cuál es la parte más difícil?

Realmente, no hay nada fácil. Siempre he intentado disfrutar cada trabajo y la gran satisfacción es ver el resultado después.

Has trabajado para los grandes nombres de la industria de la moda y protagonizado innumerables portadas y editoriales. ¿Cuál ha sido el momento más memorable de tu carrera?

Mi primera sesión con el fotógrafo Steven Meisel fue inolvidable. Ese mismo año protagonicé la campaña de Gucci. Fue mi primer gran trabajo y nunca lo olvidaré. Una experiencia única. 

Cuerpo y gorra, todo Nina Ricci.  | Richard Ramos

¿Qué es lo más importante que te ha enseñado ser modelo? 

De mi trabajo he aprendido mucho. Me ha enseñado a ser paciente, a tratar con personas de todo el mundo, idiomas y sobre todo a no rendirme nunca. Me he tenido que hacer fuerte porque no todos creen en ti. 

¿Cuál es tu modelo rusa favorita? 

¡Muchas de ellas son mis amigas! No puedo darte un nombre: todas son hermosas y poderosas. 

¿Qué consejo le darías a una joven que está comenzando su carrera como modelo?

Que sea fuerte, que se prepare para trabajar duro y resistir en este mundo. Y, por supuesto, tiene que disfrutar a tope con su trabajo.

Has vivido el auge de las redes sociales. ¿Cómo han cambiado el mundo de la moda?

Muchísimo. Parece que ahora con las redes sociales es más importante la cantidad de seguidores que tienes en Instagram que las portadas que haces. Supongo que es normal y que el mundo se transforma… En unos años puede que tengamos algo nuevo.

¿Cómo ves a la reciente generación de Instagirls?

Realmente no soy muy fan de nadie porque tengo cosas más interesantes en mi vida. Pero cuando veo a estas chicas de Instagram, les deseo buena suerte. 

¿Qué haces para mantenerte en forma?

Si tengo tiempo, practico deporte cinco veces a la semana. La dieta no me preocupa aunque una vez al mes intento hacer un día detox.

Minivestido de Paco Rabanne y sandalias de pelo Stuart Weitzman (660 €). | Richard Ramos

¿La maternidad te ha cambiado la vida?

Claro. Mi hijo y yo formamos un buen equipo. Nos gusta viajar, pasear por la ciudad y hacer cosas juntos. 

Un secreto de belleza…

Lo mejor es ser y sentirse feliz con tu vida. Y, por supuesto, dormir lo suficiente. 

¿Cómo definirías tu personalidad?

Soy una buena madre, buena amiga, me gusta ayudar y tengo paciencia. Pero supongo que es mejor preguntárselo a mis amigos y familia. 

¿Cuál es la formula de la felicidad?

No lo sé. Si mi familia está feliz, yo también.

¿Te queda algún sueño por cumplir?

Sí. Mi mayor deseo es ver cómo mi hijo crece y se convierte en una gran persona.