Meghan Markle y el príncipe Harry, con looks a juego en Nueva York. | Christopher Peterson / SplashNews.com / GTRES

Meghan Markle y el príncipe Harry reaparecen de la mano, con looks 'match' en azul oscuro y perfectos

Con grandes sonrisas y con looks 'working' impecables en color oscuro: así ha sido el primer acto público de los duques de Sussex desde que se mudaron a California. 

Clara Hernández

Meghan Markle y el príncipe Harry vuelven al trabajo. Tras varios meses retirados de los focos (prácticamente desde que se mudaron a California y tuvieron a la pequeña Lilibet), hace una semana irrumpían en la revista 'Time' por todo lo alto: sonriendo desde su portada y capitaneando el reportaje sobre las cien personas más influyentes de este año. Ahora, la pareja ha iniciado su primer viaje público en mucho tiempo. Ha sido a Nueva York, donde el sábado esperan asistir al Global Citizen Live, un evento solidario internacional cuyo objetivo es "unir al mundo", defendiendo el planeta y derrotando la pobreza. 

Sin embargo, ya este jueves, la llegada de los duques de Sussex a la Gran Manzana ha dejado sus primeras instantáneas. Así, se les puede ver  visitando el One World Trade Center, el observatorio que se ha construido en la 'zona cero' donde hasta 2001 se encontraban las Torres Gemelas. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha sido una de las personalidades que ha acompañado a la pareja, que han lucido para la ocasión looks totalmente oscuros, a juego, en señal de duelo por las víctimas.

Meghan Markle y el príncipe Harry llegan a la 'zona cero' cogidos de la mano.  | Christopher Peterson / SplashNews.com / GTRES

Monocromos, elegantísimos y con sonrisas perfectas. De esta manera han posado ante los fotógrafos, haciéndonos recordar por qué cada una de sus apariciones tenía un efecto hipnotizante y era escrutada cuidadosamente por medios, usuarios y amantes de la moda.

Para la ocasión, Meghan Markle ha elegido un atuendo impecable, de estilo 'working', en color azul oscuro compuesto por pantalón de talle alto ligeramente acampanado y muy largo, que cubría casi por completo su calzado -unos stilettos de piel vuelta y tacón alto- , y jersey con cuello perkins que marcaba su silueta. Para afrontar las temperaturas otoñales, la esposa del príncipe Harry ha optado, además, por un bonito abrigo ligero, por encima de la rodilla, estilo levita. 

A su lado, también desplegando sonrisas y agarrándola de la mano, Harry ha brillado con traje oscuro, a juego con el de ella. 

El look monocromo de Meghan Markle.  | Christopher Peterson / SplashNews.com

Unas horas más tarde, la pareja ha sido vista saliendo de un edificio de Manhattan en el que han mantenido una reunión con Linda Thomas-Greenfield, embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas. En este caso, el príncipe Harry ha relajado su vestimenta escogiendo un traje más claro y una corbata azul, mientras que Meghan Markle ha cambiado el pantalón por una falda de corte a la rodilla y el abrigo negro por un diseño en tono cámel, a juego con su bolso de piel. 

Meghan Markle y el príncipe Harry reaparecen en Nueva York.  | TheImageDirect.com / GTRES

En ambos casos Meghan ha potenciado la sobriedad del acto y de su estilismo clásico con un recogido pulido con raya al medio y muy pocos adornos (entre ellos, unos pendientes discretos de perla o un anillo en su dedo meñique). El maquillaje en tonos tierra y los labios sonrosados han puesto el broche final de un look de básicos sofisticadísimo, versátil y favorecedor.

Un detalle que ha captado la atención de sus fans es que la exduquesa ha lucido los mismos pendientes que llevó el día de su boda: un diseño de botón de oro blanco y diamantes de la firma Cartier que ha usado en otras fechas señaladas, como en el bautizo de su hijo Archie y en el de su sobrino, Louis de Cambridge. 

- Lee la entrevista íntegra que los duques de Sussex concedieron a Oprah Winfrey.

- El libro de Meghan: así queda Harry reflejado y esto dicen los críticos.

La reaparición de los duques de Sussex llega meses después del revuelo originado por la entrevista que concedieron a Oprah Winfrey, y en la que, entre otras cosas, acusaban a un miembro de la familia real británica de comentarios racistas y Meghan relató la dura depresión que atravesó durante su vida en Inglaterra y que le hizo llegar a pensar que no quería seguir viviendo. Desde entonces, ambos se han mantenido prácticamente alejados de la vida pública aunque siguen adelante con Archewell, una fundación sin ánimo de lucro que anima a poner "la compasión en acción". Asimismo, han firmado proyectos de podcast con Spotify y acuerdos con Netflix.

Todo parece indicar que 'Heart of invictus' será el nombre de la primera serie documental que los duques estrenarán en la plataforma de streaming, con la que firmaron un contrato millonario (150 millones de dólares, según el Daily Mail). Asimismo, Meghan Markle prepara para la misma una serie animada y feminista.