Poppy Delevingne con vestido de capas de tul en los Fashion Awards. | Gtres

Lazo XXL, minivestidos y coleta alta, Poppy Delevingne retrocede a la infancia con el look por el que suspirarían muchas invitadas a una boda

¿Quién dijo que el negro era aburrido? 

PILUCA SANTOS | WOMAN.ES

Que lo de Poppy Delevingne tiene estilazo lo sabemos hace mucho tiempo y nos lo confirmó el día que se casó. Su vestido de novia fue de más original, un diseño de Chanel Alta Costura con apliques florales y pedrería, bueno, en realidad tuvo dos bodas, una en Londres y otra en Marruecos, pero con los dos looks dio en el clavo. Aquello fue en 2014 y, aunque ha llovido bastante, la hermana de Cara Delevingne sigue conservando ese gusto exquisito que la convirtió en 'it girl' y embajadora de Chanel y de la marca de perfumes Jo Malone. ¿La prueba? El vestido con el que la hemos visto pasear por París que se merece una ola. 

Aunque también ha sido modelo como su hermana Cara, la carrera de Poppy ha sido menos meteórica y ahora, en lugar de desfilar, su sitio está en el front row. Durante estos días, no ha querido perderse a Semana de la Moda de París y lo ha hecho, como era de esperar, con uno de esos looks que se nos grabarán en la memoria, pero no solo eso, la socialité también nos vuelve a inspirar. 

 

Para acudir al desfile de Miu Miu lució un LBD, pero, aunque así suene muy sencillo, su vestido negro era de todo menos simple. Corto y con volumen, tenía el largo asimétrico y con volantes, aunque lo que hacía marcar la diferencia era el maxilazo del pecho, que bien podría ser un look de invitada a una boda. 

 

Remato el conjunto con un peinado sencillo, pero sofisticado: una coleta alta y con ondas que con la que nos trasladó a nuestra infancia.

Relacionados