Chris Jackson / GTRES

Kate Middleton vuelve a vestirse de novia con Alexander McQueen

El romántico vestido que ha lucido la Duquesa de Cambridge en su primera cena oficial en Oslo recuerda a su estilismo de novia. 

SILVIA VÁZQUEZ | WOMAN.ES

Los Duques de Cambridge continúan con su viaje oficial por Europa y, tras varios días en Suecia durante los que Kate Middleton nos ha dejado algunos looks premamá impecables, ya han llegado a su segunda parada: Noruega. 

Los reyes Harald y Sonia les han recibido en el Palacio Real de Oslo, donde se ha celebrado una cena de gala en la que el príncipe Guillermo y Kate eran los protagonistas, a la que tampoco han faltado los príncipes Haakon y Mette-Marit, encargados de acompañar a los Duques de Cambridge a las distintas visitas que realizarán mientras dure su estancia en el país nórdico. 

Durante la cena, Kate ha superado todas las expectativas con su estilismo luciendo un vestido de ensueño que bien podría ser el de una novia. El romántico diseño en un suave color 'nude' es de manga larga, tiene pedrería en los hombros y destaca por la larga capa que cae como si se tratara del velo de un vestido nupcial; de hecho, el modelo está firmado por Alexander McQueen, la misma casa que creó el vestido de boda de Kate para el día de su enlace con el príncipe Guillermo en 2011. 

Chris Jackson / GTRES

Alexander McQueen es una de las firmas de cabecera de la Casa Real Británica para las grandes ocasiones, tanto es así que al mismo tiempo que la Duquesa de Cambridge llevaba su vestido (casi) de novia en Oslo, Meghan Markle presumía de silueta con un esmoquin de la misma marca en Londres. 

Kate Middleton completó su look con un pequeño 'clutch' de Jimmy Choo a tono con el vestido y unas llamativas joyas de diamantes que pertenecen a la reina Isabel II.

Chris Jackson / GTRES

Pero este no ha sido el único 'outfit' de Kate que ha despertado admiración en Oslo. Poco antes, los Duques visitaron el espacio MESH, un lugar de trabajo para emprendedores y 'start ups', y el look que escogió la Duquesa para la ocasión se ganó los aplausos de todos los asistentes.

KGC-178 / GTRES

El estilismo, compuesto por un vestido azul marino con detalles florales, se ajusta a la cintura dejando ver la 'barriguita' de sus casi seis meses de embarazo. Las dos parejas reales aprovecharon la visita para probar diferentes juegos y, tal como reflejan las imágenes, lo pasaron en grande. 

KGC-178 / GTRES