El vestido más visto en el Festival de Eurovisión. | Gtres

El otro ganador de Eurovisión, ¿por qué todas llevaban este vestido plateado en su actuación?

Hasta cuatro representantes femeninas lo lucieron durante una noche en la que Blas Cantó, representante de España, quedó en antepenúltima posición.

Julia García

Eurovisión es una cita anual especial. Siempre lo ha sido y desde que las redes sociales cambiaron nuestra forma de consumir televisión, todavía más.

Entre los eurofans, auténticos expertos en la materia, y el resto de seres humanos que deciden quedarse en casa un sábado por la noche porque no hay plan más divertido, Twitter se convierte en el lugar en el que estar durante un concurso musical que este año ha dejado varios detalles más allá de los ganadores, la banda italiana de rock Måneskin, y de la posición de Blas Cantó, antepenúltimo pese a demostrar que el arte de cantar lo domina de maravilla. 

Aunque la anécdota en redes más comentada ha sido el gesto del cantante italiano durante las puntuaciones que ha obligado incluso a la formación transalpina a ofrecerse a someterse a un control antidroga para demostrar que no dicho gesto no era lo que para muchas personas ha parecido, en clave moda también hemos detectado un detalle muy peculiar que ha destacado en una gala celebrada en Rotterdam. 

Resulta que no una, ni dos, ni siquiera tres cantantes lucieron un vestido prácticamente igual durante sus actuaciones. ¡Hasta cuatro artistas llevaron un diseño idéntico! 

Natalia Gordienko, la representante de Moldavia en el Festival de Eurovisión. | Gtres

Se trata de un minivestido plateado que aunque contaba con particularidades observados de forma independiente, todos tenían la misma idea común que era la de ir forrado de brillos en forma de pedrería y rematado con flecos, bien en la falda o también en su parte superior. Ideal para deslumbrar en cualquier gala. 

De estilo cabaretero, recuerda por encima de todo a esos bodies de diva que suele lucir a menudo en el escenario Beyoncé. Parece que su influencia ha conquistado lugares tan dispares como Malta, Moldavia, Chipre o Albania, países cuyos estilistas parece que tuvieron la misma idea: vestir a sus representantes femeninas con un homenaje a la cantante texana. 

Anxhela Peristeri, la representante de Albania en el Festival de Eurovisión. | Gtres

El único problemilla de esta idea es que, como ha quedado palpable en el festival de Eurovisión, lo de inspirarse en los estilismos de Beyoncé para subirse a un escenario a cantar es una idea que abunda en la cabeza de muchas personas.

Esto implica que el riesgo de caer en la repetición sea enorme, de manera que en vez de ser un argumento atractivo se puede convertir en un elemento de hastío para el público que ve el evento desde casa con ojo crítico y no deja escapar una, sobre todo ahora que se comparten todos los detalles en las redes. 

Destiny, la representante de Malta en el Festival de Eurovisión . | Gtres

Muchos fueron los tuiteros que se percataron de la repetición del vestido en pantalla -incluso hubo otras versiones en negro en la que quedaba muy clara esta misma tendencia por el maillot brilli brilli- que, como venía acompañada también de una puesta en escena demasiado parecida que hacía que incluso incitara a pensar que estábamos viendo la actuación al más puro estilo musical de 'Chicago' en bucle una y otra vez. 

Elena Tsagrinou, la representante de Chipre en el Festival de Eurovisión. | Gtres

Hasta el peinado y los complementos guardaban similitudes. Con sandalias de tacón y con botas la representante de Malta, lo que sí supo hacer cada una supo de este minivestido cargado de movimiento es el mejor acompañamiento para sus respectivas actuaciones, aunque ninguna tuvo la suerte de coronarse en las primeras posiciones de la tabla al término del festival.