Pasarela de Dior. | GTRES

El foco de lo exclusivo

París es sinónimo de alta costura, y esta temporada, más que nunca, celebra el trabajo de los artesanos que la hacen posible. Una oda a lo exquisito.

Carmen Melgar

Chanel

¿Quién no ha soñado con colarse en un taller de costura y observar? Karl Lagerfeld lo ha hecho posible: en su última propuesta llevó la vida secreta y virtuosa del atelier y de sus 120 costureras al foco público y las expuso durante el desfile, participando de él entre telas, modelos de prueba, mesas de corte, espejos y demás. Un homenaje a las verdaderas estrellas, las que hacen posible estas maravillosas creaciones.

Schiaparelli

Bertrand Guyon revisita la célebre colección “Circus” que Elsa Schiaparelli presentó en 1938. La fluidez, las transparencias y los drapeados están presentes en vestidos, pero también las líneas estructuradas diseñan chaquetas inspiradas en el constructivismo, otra oda de la italiana al amor por el arte. El corazón con la flecha y el candado vuelven a ser motivo recurrente, pero también el sol de la Place Vendôme y las esculturas de Calder.

Giambattista Valli

El creador italiano presentó su undécima colección de costura rodeado de sus habituales, fieles royals e it girls, y algunas caras nuevas, como Céline Dion. Y sobre la pasarela, un guiño a la moda de principios del siglo XIX, con sus mangas abullonadas, su corte imperio y un toque neoclásico, aderezado con joyas de Buccellati. Como guinda final, sus ya tradicionales vestidos de tul plisado coronaron la colección.

Dior

Lucie Meier y Serge Ruffieux se despiden de la dirección creativa de Dior, antes de dar paso a Maria Grazia Chiuri, con una colección que celebra el esmerado trabajo de los artesanos. Utilizando el blanco y el negro en su paleta principal, solo adulterados por los bordados, ambos generan una mezcla en calma que fusiona historia y modernidad. Los clásicos de la maison también están presentes, como la silueta Bar.

Atelier Versace

Donatella presenta en su propuesta de costura su mejor vertiente, la más creativa y laboriosa. El drapeado es la clave de la colección, un minucioso trabajo que compite con el espectacular elenco marca típica de la casa. Joan Smalls, Bella Hadid, Irina Shayk, Karen Elson y hasta la mismísima Carolyn Murphy dan vida a vestidos asimétricos, volúmenes estudiados, grandes dosis de pierna y muchas opciones para la alfombra roja.

Armani Privé

Grises, negros y azules dibujan la nueva colección del diseñador italiano. Su línea más exclusiva da protagonismo a las chaquetas con hombros marcados –un clásico que repite y fortalece–, a los pantalones bombachos, al jacquard de seda, a la noche vestida de terciopelo y a los cristales de Swarovski bordados. Una selección elegante que sucumbe a sus fans, como Cate Blanchett, que ocupó puesto de honor en su front row.

Jean Paul Gaultier

El genio más divertido de la costura se inspira en los bosques, desde sus hadas hasta la textura de la madera y el colorido natural, para crear una colección con seres fabulosos que representan todo tipo de fantasía animada. No faltaron las capuchas de pelo y las prendas de piel, pero tampoco vestidos vaporosos de muselina estampada, un ligerísimo toque vamp y una novia rocambolesca. 

Elie Saab

Este otoño encontramos dos novedades sobre la pasarela del libanés más deseado: Nueva York como inspiración –su skyline dominaba el set del show– y una nueva propuesta de vestidos idénticos a diferentes escalas para niñas y mamás. Por lo demás, la exquisitez en brocados y tejidos habitual de la casa, con una profusa riqueza de motivos bordados, desde flores hasta pájaros, y vestidos para soñar.