Los bañadores y bikinis más bonitos (y 'low cost') del verano 2020 están en las rebajas de Sfera.  | D.R.

Guía fácil para lavar, secar y guardar tus bikinis y bañadores tras el verano y que se mantengan intactos hasta el año que viene

Lavarlos en frío, secarlos a la sombra y otros 'tips' sencillos para alargar la vida útil de tus trajes de baño preferidos. 

SILVIA VÁZQUEZ | WOMAN.ES

¿Sabes cómo cuidar tus bañadores y bikinis para que parezcan recién estrenados verano tras verano? Parece complicado, pero gestos tan sencillos como lavarlos a la temperatura correcta, secarlos de forma adecuada o guardarlos bien en el armario puede ayudarte a mantener como nuevos tus trajes de baño favoritos durante años. ¡Toma nota!

1. Antes de estrenarlos...

Introducirlos en un recipiente con agua, sal y un poco de vinagre antes de quitarles la etiqueta puede ser un buen comienzo. De esta forma, aseguran desde la marca catalana La Mallorquina, conseguirás que "se fije el color, retrasando su descolorimiento" para que parezcan nuevos mucho más tiempo.

La 'influencer' Agostina Saracco con bikini blanco minimalista de Ônne Swimwear. | @agostinasaracco / INSTAGRAM

2. Lavado: en frío y (casi) siempre a mano

Lo más importante para que el cloro, la sal y el sol no causen estragos es tener una buena rutina de cuidados durante el verano. Para ello los expertos de Ocoly y Ônne Swimwear, etiquetas españolas en pleno auge, recomiendan lavar a mano tu colección de baño tras cada uso, con agua dulce y jabón neutro.

Para asegurarte de no dañar el tejido, "debes evitar a toda costa el agua caliente", explican, "y, si notas que el sol los ha dejado algo más rígidos, puedes echar unas gotas de suavizante al terminar el lavado (de forma excepcional) y después enjuagar con agua fría". 

Desde La Mallorquina añaden además que, durante la temporada de playa y piscina, tus bikinis y bañadores deben pasar por la lavadora una vez a la semana, "usando un programa para prendas delicadas y dentro de una bolsita de algodón" para separarlos del resto de la colada.

3. Secado: olvídate de escurrirlos y ¡nada de sol!

Una vez limpios, lo mejor que puedes hacer por tus trajes de baños es dejarlos a la sombra, para que pierdan la humedad sin que el color o la elasticidad se vean afectados a medio plazo. Es decir, no lo dejes al sol "para que se seque antes" ni lo escurras ya que, tal y como advierten desde Ocoly y Ônne Swimwear, el gesto de arrugar y retorcer la tela para quitar el exceso de agua resulta "tremendamente corrosivo". En su lugar puedes "doblarlo entre las manos y apretar las palmas una contra otra para retirar el agua que sobra" antes de tenderlo. 

Marcas de bikinis y bañadores sostenibles para un verano 'eco-friendly'

Así es el bañador más impresionante de Zara: blanco, con volantes XL, 'escotazo'... y lista de espera

4. No los lleves en bolsas de plástico

Piénsalo, ¿cuántas veces has guardado tu bañador mojado en una bolsa de plástico antes de llegar a casa? Pues, más allá de los obvios motivos medioambientales, las prendas de baño también razones para emprender su propia cruzada contra las bolsas de plástico, ya que aceleran su proceso de desgaste al mismo tiempo que "recalientan" el tejido. La opción ideal es llevar una bolsita de red en tu capazo para este fin o, directamente, envolver el bikini en la toalla hasta que puedas lavarlo y secarlo correctamente. 

Look de Zara con bañador blanco con maxivolantes a modo de body y pantalones vaqueros rectos.  | D.R.

5. Guárdalos hasta el próximo verano

Usar los bañadores a modo de 'body' y los bikinis como si fueran tops es tendencia, por lo que puedes seguir llevándolos más allá de los meses de calor; sin embargo, si vas a guardarlos en el armario hasta el año que viene, no te olvides de lavarlos (aunque estén limpios), secarlos al aire, doblarlos con cuidado y guardarlos en bolsas de tela en tu armario. Así los protegerás de la humedad y el polvo de los cajones... y estarán intactos para el próximo verano.

Relacionados