Querida Cristina Pedroche: gracias a este vestido tan sexy  | D.R

Las botas moteras son para el verano (palabra de Cristina Pedroche)

¿Preparada?

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Ahora que Cristina Pedroche ya ha vuelto al trabajo de manera presencial, lo cierto es que estamos encantadas por poder disfrutar de nuevo de sus looks y de sus bailes. Sí, porque con la nueva normalidad también hemos retomado algunas costumbres y una de ellas es esperar como agua de mayo a que la colaboradora de Zapeando nos muestra su estilismo diario para aparecer en plató

Porque si algo nos ha demostrado Cristina Pedroche durante todo el confinamiento es que, aunque ha tenido momentos de bajón emocional (como todas), ha sabido ver el vaso medio lleno y ha aprovechado para comer sano, seguir poniéndose en forma, mimándose... Y claro, así de guapa está ahora ella cuando poco a poco nos hacemos a la idea de que aún tardaremos meses en adaptarnos a esta nueva vida.

Pero lo que también nos ha vuelto a dejar claro la colaboradora de televisión es que su armario no entiende de reglas. Su estilo es una de los más alabados y seguidos de nuestro país y lo es porque Cristina arriesga con cualquier tendencia que se le ponga por delante. Eso sí, las sabe adaptar a su estilo para que no parezca que va 'disfrazada'. Porque una de las reglas de la moda es que la comodidad y el sentirse a gusto con las prendas que lucimos prevalecen por encima de todo.

Por eso, Cristina ha decidido liarse la manta a la cabeza y, aunque ya estamos disfrutando de unas temperaturas bastante agradables, ella ha decidido rematar su último estilismo compuesto por shorts y top 'hippie' con unas botas moteras de suela gorda. Sí, como lo lees.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Un poco de vitamina D...☀️❤️

Una publicación compartida de CristiPedroche🦋 (@cristipedroche) el

¿Nos gusta? Sí. ¿Nos parece que lo mismo unas sandalias le hubieses venido mejor al look? También. Pero bueno, la vida es riesgo, y más en pandemia, y lo que nos gusta de Cristina Pedroche es que asume riesgos estilísticos siempre adaptándolos a su manera de ser. ¡Bien por ella! Eso sí, no mentiremos cuando decimos que hemos pasado un poco de calor escribiendo este artículo.

Relacionados