La 'influencer' Verónica Ferraro ya tiene el bolso sostenible 'Re-Candy' de Furla. | @veronicaferraro / INSTAGRAM

Colorista y sostenible: este es el bolso que nuestras 'influencers' favoritas tienen en común

Lo firma Furla. Lo tienen Anna dello Russo y Leonnie Hanne. Y lo queremos (en todos los colores).

Laura García del Río

Un pequeño oasis colorista, con flores hinchables, nubes y, en el centro, lo último de Furla. La instalación creada por el estudio neoyorquino DE-YAN era el escenario perfecto para desvelar la última creación de la firma italiana en la Semana de la Moda de Milán: una suerte de campo de flores contemporáneo, escondido en plena urbe milanesa, en el mágico Palazzo del Senato. “Muy Jeff Koons”, nos dice Giovanna Furlanetto, presidenta de la enseña. Y muy 'ad hoc' con el que se presentaba como el primer bolso sostenible de la marca: una revisión de su ya icónico 'Candy' revisitado en materiales reciclados. “Y además reciclable”, puntualiza la empresaria.

Aunque en realidad no es la primera vez que se aventuran en el ámbito eco. “El primer bolso sostenible de Furla lo hicimos hace 12 años. Era de piel con un tinte vegetal. Siempre hemos tenido esta idea de sostenibilidad, pero nunca lo habíamos llevado tan lejos”, explica Furlanetto. Si ha sido ahora es porque Furla es una firma atenta al pulso de los tiempos y la calle. “Con la idea de traducir ese deseo y esa necesidad en torno a la sostenibilidad que crece cada día, decidimos revisitar el 'Candy'. Fue un éxito hace diez años y lo elegimos porque tiene ese punto divertido y audaz. En los colores, que a la gente joven le encantan. Y en la instalación que hemos creado para su lanzamiento, un poco a lo Jeff Koons”.

Veterana en la industria de la moda –con tres décadas de experiencia en el sector, fue nombrada Cavaliere del Lavoro en 2008 y embajadora de Italia en la Cámara de Comercio de Bologna en 2007– sabe que la información es el mejor arma de esta industria, y de la sostenibilidad. “La comunicación es clave. Debemos mostrar productos que sean bonitos además de sostenibles. Solo el tiempo dirá si esta nueva noción cala, pero es la forma de convertirlo en algo más que una tendencia”, defiende.

Así es el bolso (sostenible y colorista) de Furla que adoran las 'influencers'. | Furla

Colores golosos aparte –lo hay en rosa como un chicle Boomer, azul como una nube de algodón, morado como una piruleta...–, hablamos de una pieza que atrae tanto por la forma como por el fondo. La lista de hombros famosos de los que ya cuelga es el mejor aval: de Anna dello Russo a Leonnie Hanne y Elisa Maino. Diseñado en colaboración con Nativa, una empresa de diseño regenerativo que ayuda a otras a implementar los principios de la economía circular, “este es un bolso sostenible 100%”, nos dice Giovanna. Todo, desde el cuerpo hasta la bandolera y los accesorios, está fabricado con plástico reciclado. Lo produce una empresa italiana que usa únicamente energía eléctrica procedente de fuentes renovables certificadas. La etiqueta está elaborada con papel certificado FSC. Y la bolsa que lo acompaña es de algodón reciclado teñido con colores naturales. Incluso el nombre 'Re-Candy' y el logotipo de Furla se han grabado en el cuerpo del bolso, en lugar de estamparlo, para evitar el uso de tintas contaminantes. “Es un primer paso en el camino correcto. Y la idea es, en las próximas colecciones, declinarlo en materiales que se asemejen más al cuero pero no lo son en realidad”, continúa la italiana.

La innovación siempre ha sido clave para Furla. Y lo dice una mujer que ha trabajado en la enseña de su familia durante más de treinta años, buena parte de ese tiempo dedicada a la investigación y el desarrollo de productos. “La tecnología avanza y nos permite avanzar con ella. Cada vez hay más maquinaria especial, nuevos materiales… La usamos para conseguir ciertos efectos, formas y productos que antes no existían. El I-D es y siempre ha sido importante. Pero aún más importante es cómo y para qué se emplea”.

Porque no vale innovar a costa de perder la identidad. “Nosotros tratamos de innovar siendo fieles a los principios y valores que nos ha traído tan lejos: que son diseños de líneas limpias, formas audaces, y una fabricación cuidada. Toda ese saber hacer y esa cultura que se ha reunido durante todos estos años de trabajo siguen presentes, y avanzan con nosotros. Cada día hay nuevas firmas, más y más competencia. Pero si seguimos aquí, después de 70 años, será que algo estamos haciendo bien”. Punto en boca.