La diseñadora Ana Herrera, fundadora de la firma ANHET, una de las ganadoras del IV concurso MOMAD Talents by ISEM.  | D.R.

ANHET y Ana Ortuondo: "Exponer en MOMAD es una ocasión única"

Hablamos con las fundadoras de ANHET y Ana Ortuondo, las firmas ganadoras del IV concurso MOMAD Talents by ISEM, sobre la aventura de emprender, su apuesta por la moda sostenible y el compromiso con el diseño 'made in Spain'. 

SILVIA VÁZQUEZ | WOMAN.ES

Tras el éxito de la Semana de la Moda de Madrid, MOMAD, el Salón Internacional del Textil, Calzado y Accesorios vuelve a poner el foco en la industria de la moda con una feria que reúne, del 6 al 8 de febrero en los pabellones 12 y 14 de Ifema, a más de 800 marcas de 37 países que presentan las próximas colecciones y tendencias del sector. 

Además de firmas de gran recorrido como Habbibal Laguna, Javier Simorra o Menorquinas Popa, en esta edición destaca la participación de ANHET y Ana Ortuondo, las dos marcas ganadoras del IV MOMAD Talents by ISEM, un galardón que premia el emprendimiento, la originalidad, la novedad y la calidad de los diseños.

"Exponer en MOMAD es una ocasión única", nos explica Ana Herrera, fundadora de ANHET, tras ser seleccionada entre los 32 aspirantes. Y es que el concurso, organizado en colaboración con ISEM Fashion Business School, supone una oportunidad inigualable para darse a conocer en el sector. "Significa salir del cascarón y aterrizar en el mundo real; la proyección que ofrece para la marca es importantísima", apunta por su parte Ana Ortuondo

Pero, ¿qué tienen de especial sus proyectos para haber cautivado al jurado (del que, entre otras, forma parte Nuria de Miguel, directora de la MBFWMadrid)? Hablamos con ellas sobre la aventura de emprender, su apuesta por la moda sostenible y el compromiso con el diseño 'made in Spain'. 

ANHET

Tras estudiar Diseño de Moda especializado en Alta Costura en el IED de Madrid y pasar por los equipos creativos de Pedro del Hierro y Delpozo, Ana Herrera decidió crear su propia enseña. "Me fui a vivir a Edimburo para mejorar mi inglés y sentí la necesidad de volver a mi Cádiz para tener un proyecto propio con el que ilusionarme: ANHET". 

La diseñadora Ana Herrera, fundadora de la firma ANHET. | D.R.

De esto hace ya más de dos años y desde ese momento puede presumir de haber ganado varios premios, así como de haber desfilado en la pasarela Sur Fashion Experience y en la Torino Fashion Week de Italia -"pero sería estupendo poder participar en la Semana de la Moda de Madrid", sueña- gracias a sus colecciones con diseños femeninos, delicados y de costura a medida para novias e invitadas. "Hacemos prendas de edición limitada para mujeres que se quieren sentir únicas, que apuestan por el cambio a unas sociedad más unida y comprometida con los derechos de los trabajadores y el respeto al medio ambiente", señala la gaditana.

Y es que como muchos otros jóvenes, Ana Herrera forma parte de una generación de diseñadores involucrados en una auténtica revolución en pos de la sostenibilidad en la moda, que a día de hoy continúa siendo la segunda industria más contaminante del planeta. "Solo fabricamos bajo demanda para no malgastar materiales ni generar residuos, además muchos de los tejidos son rescatados de antiguos almacenes y usamos telas de algodón y viscosa de bambú ecológico, fabricadas en un entorno de producción justo", aclara. 

Así es la colección de ANHET. | D.R.

Su otra gran preocupación, "velar por los derechos de los trabajadores", le ha llevado a fabricar todas sus prendas en España, concretamente en su taller en el Puerto de Santa María. "Estar pendiente las personas que hacen posible este proyecto, conocerlas y atender cada problema o inconveniente que pueda surgir en el proceso implica un coste extra en comparación con la fabricación en otros países o incluso en grandes fábricas, pero creo que es un valor que se debe tener en cuenta a la hora de comprar", remata. 

Ana Ortuondo

Fusionar el arte y la moda. Esa fue la idea que llevó a esta bilbaína a poner en marcha su firma de complementos con estampados a todo color en 2017. "Necesitaba un vehículo para hacer llegar mi visión a la gente y el color, las armonías, el diseño textil y la moda siempre me habían encantado", resume esta emprendedora nata. Primero fundó un estudio de diseño gráfico y después el de diseño textil para establecer la marca Ana Ortuondo: "Es un camino lento y de mucho aprendizaje; no llegas a todo, te sale bien una cosa y luego algo te sale mal... pero sacar adelante tu pasión y llegar a vivir de ella supone ser un poco más libre", nos cuenta desde MOMAD. 

La diseñadora Ana Ortuondo con sus pañuelos de seda. | D.R.

Aunque ha ampliado el negocio con productos para el hogar, su pieza estrella son los pañuelos de seda de edición limitada, que ya se han hecho un hueco en el comercio local y sorprenden por sus diseños atemporales, elegantes y divertidos. "Mis pañuelos son combinables con la ropa que ya tienes en el armario porque no se ciñen a un solo tono y los puedes usar durante muchos años", comenta. 

Ya nadie duda de la capacidad de un buen accesorio para darle un giro de 180 grados a un look cualquiera, pero Ana Ortuondo, tras estudiar en Bellas Artes y cursar un doctorado en Color, asegura que los colores tienen incluso el poder de afectar a nuestro estado de ánimo. "Los colores son vitales; si nuestra visión fuera en blanco y negro, todo sería diferente. Además, no me gusta que todos vistamos iguales; los "uniformes" nos encasillan en grupos y cada uno tenemos que mostrar nuestra personalidad", repite como un mantra.

Una explosión de color con los pañuelos de seda de Ana Ortuondo. | D.R.

Pero más allá de su particular uso de la paleta cromática y de la calidad de sus tejidos que han diferenciado la marca entre el resto de participantes del concurso de talento, uno de los grandes valores de su firma es el diseño y producción respetuoso con el medio ambiente y 'made in Spain'. "Busco la sostenibilidad en el número de piezas, en la innovación con los procesos de producción y los materiales. Comulgo con la idea de "menos cantidad y más calidad". Además saber que las personas que fabrican los productos tienen buenas condiciones de vida, no como en otros países, me tranquiliza. Cuento con unos colaboradores excelentes a los que puedo recurrir en poco tiempo si surge algún imprevisto. La cercanía es un valor", remata. 

Tags:

momad

Relacionados

-->