Alessandro Michele, director creativo de las colecciones masculina y femenina de la firma italiana Gucci. | O'Connor / GTRES

Alessandro Michele anuncia que Gucci ya no volverá a realizar sus tradicionales desfiles

El director creativo apuesta por una nueva forma de hacer moda, una que sea más sostenible y amable con el planeta y confirma que la firma italiana pasará de hacer cinco temporadas al año a dos

Andrea Morales |Woman.es

Gucci quiere cambiar el mundo de la moda, o para ser más específicas el negocio de los fashion shows. La firma italiana toma una decisión sin precedentes y le dice adiós a los desfiles y colecciones tal y como las conocíamos y se suma así a otras firmas que piden que la industria cambie permanentemente su estilo de hacer negocios.

Todo comenzó el pasado lunes 22 de mayo cuando Alessandro Michele, director creativo de Gucci, realizó una conferencia de prensa por medio de un vídeo en el que anunciaba que la marca italiana reducirá la cantidad de colecciones que realiza cada año y que pasaría de hacer cinco desfiles anuales a dos, abandonando así definitivamente las conocidas colecciones crucero: o sea las ideadas para presentar sus líneas de entretiempo.

También compartió su deseo de eliminar la distinción entre las pasarelas masculinas y femeninas, así como las colecciones pensadas en las estaciones. No habrá, por tanto, colección primavera-verano, otoño-invierno, crucero y pre-fall.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Alessandro Michele (@alessandro_michele) el

"No deberíamos volver a empezar del mismo modo, sin aliento. Ha sido demasiado difícil. Necesitamos un nuevo aire para permitir que este complejo sistema renazca", dijo Michele, desde su estudio en Roma. Y desde su punto de vista una  forma de hacerlo es reduciendo la agenda de las pasarelas. " La ropa debería tener una vida más larga que la que estas palabras les atribuyen", aseguró.

Gucci no es la primera firma en anunciar un cambio en sus planes debido a la terrible crsis por coronavirus que ha llevado a la industria de la moda a un punto de no retorno. Muchas tiendas han tenido que cerrar y por ende han diezmando sus balances. Saint Laurent, también propiedad del conglomerado de lujo Kering empresa matriz de Gucci, dijo que este año no realizará desfiles de moda y seguirá su propio calendario; Dries Van Noten también dijo que no hará desfiles hasta 2021; y Giorgio Armani anunció que sus shows de hombres y mujeres se combinarán en septiembre, y que su desfile de alta costura se realizará en enero en Milán y no en París, como es usual. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Gucci (@gucci) el

Sin embargo, Gucci sí que ha sido la primera firma de lujo en comprometerse a realizar cambios permanentes, o sea a darle una vuelta de tuerca al negocio del lujo y plantearse una nueva forma de operar. Y los expertos en moda creen que esta tajante decisión de la marca italiana podría tener un efecto dominó en la industria, dado que Gucci, bajo el mando de Michele, ha demostrado ser una de la firmas más influyente de los últimos cinco años, basta con recordar que fue una de las primera en adoptar la inclusión de género en sus propuestas.

"Voy a abandonar el desgastado ritual de las colecciones dedicadas a las estaciones del año para recuperar una nueva cadencia, una que sea más cercana a mi expresividad", escribió en un conjunto de publicaciones que tituló "Notas del silencio" y que compartió en su cuenta de Instagram.

El diseñador dijo que mientras estuvo encerrado en su apartamento en Roma tuvo tiempo para replantearse su futuro. "Tueve el tiempo que nunca antes había tenido para pensar en mi trabajo, mi creatividad, nuestro futuro, el futuro de la empresa". Y revelo que durante un momento sintió que si seguía bajo este sistema su "creatividad estaba en peligro". 

También explicó que después de hablar con Marco Bizzarri, el director ejecutivo de Gucci, y explicarle la importancia de cambiar el sistema, ambos tomaron la decisión de reducir los desfiles, aunque reconoció que aún no están seguros de cómo y cuando serán las nuevas "citas", como se refirió a los desfiles.

“Nos encontraremos solo dos veces por año para compartir los capítulos de una nueva historia. Capítulos irregulares, jubilosos y completamente libres, que al escribirse mezclarán las reglas y los géneros y se nutrirán de nuevos espacios, códigos lingüísticos y plataformas de comunicación”, ha añadido el italiano.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Gucci (@gucci) el

El primer paso en este cambio de concepto lo dará el próximo septiembre, cuando en circunstancias normales sería la semana de la moda de Milán, pero Michele ha decidido no acudir. "Nuestras imprudentes acciones han quemado la casa en la que vivimos. Pensamos en nosotros mismos como seres separados de la naturaleza, nos creímos astutos y todopoderosos", escribió en su cuenta de Instagram. “Tamaña arrogancia nos hizo perder el vínculo de sororidad con las mariposas, las flores, los árboles y las raíces. Tanta ambición nos hizo descuidar la armonía y el cuidado, la conexión y la pertenencia", insistió 

Michele también instó a un "diálogo abierto" con otras maisons y órganos rectores de la moda para "volver a cablear" el sistema y proponer uno más sostenible. "El mundo de la moda se ha convertido en una especie de Woodstock, abierto a un gran público. Nos siguen muchas personas que nunca han entrado en nuestras tiendas y que están pendientes de las decisiones que tomamos".

"Me apasionan los desfiles de moda, pero tal vez podamos estar abiertos a verlos de una manera diferente", puntualizó. 

¿Será este el principio de un cambio en la industria de la moda? ¿Conseguiremos un modelo más amigable con el medio ambiente y menos consumista? La primera piedra ya se lanzó.

Relacionados