Aitana Ocaña con traje a cuadros. | Instagram @aitanax

No sabías lo mucho que necesitabas un traje de cuadros hasta que has visto a Aitana con uno en la promoción de su nuevo disco

La artista nos ha recordado lo mucho que nos gusta esta prenda.

Woman.es

Se nos olvida muchas veces el juego que puede darnos en el armario un buen traje. Y no lo decimos solo por los modelos tradicionales en colores lisos, sino también los que se atreven a arriesgar o bien con el tejido -en terciopelo es una de nuestras versiones favoritas- o bien con los estampados. Quizá cuando son psicodélicos como el que Nuria Roca lució hace unos días resulten algo más complejos a la hora de combinar pero, cuando son a cuadros son realmente versátiles. 

Con una camisa blanca nos encanta ese aire formal que desprenden, cuando se combinan con una camiseta pueden conseguir un estilismo desenfadado genial y con un suéter resulta la mejor de las opciones cuando el objetivo es la sobriedad.

Pero hay muchas otras fórmulas igual de exitosas con un dos piezas que tenga estas figuras geométricas como protagonistas. Aitana Ocaña nos lo ha recordado con su último look y ahora mismo solo queremos introducir uno en nuestro armario. 

Tras el éxito de su colaboración con Katy Perry, la artista está de enhorabuena una vez más porque acaba de sacar al mercado musical '11 razones', su esperado segundo disco. Un álbum cuyos ritmos nos llevan hasta la década de los 2000 de la misma forma que lo hace su larguísima melena con mechas rubias que estrenó hace unas semanas y su mencionado traje. 

La pena es que o sabemos quién firma este cuadriculado conjunto en tonos verdes oscuros compuesto por una blazer larga y un pantalón de talle alto y pernera ancha, ni tampoco el crop top negro con doble escote del que lo ha acompañado, pero lo sí que nos ha quedado claro es que el resultado es tan exitoso que estamos deseando darle una oportunidad. 

Quizá es un buen momento probar en esta Navidad tan atípica en la que estamos a punto de adentrarnos abandonar un clásico como las lentejuelas y apostar en su lugar por algo mucho más polivalente como esto.