Chino Darín con camisa Fay; Adriana Ugarte con vestido Carolina Herrera NY, reloj Chanel y bolso Roger Vivier. En esta página, vestido Michael Kors y maxipendiente Chanel. | Eduardo Miera / Estilismo: Beatriz Valdivia

Adriana Ugarte y Chino Darín, la combinación perfecta

No podía ser de otra forma: estos dos tipos tan divertidos, naturales y sinceros han forjado una amistad detrás de las cámaras para toda la vida. Y esa complicidad se palpa en cada fotograma de “Durante la tormenta”, el último y brillante thriller de Oriol Paulo, que hace protagonista a una mujer poderosa. Los tiempos cambian...

Ester Aguado|Woman.es

Reunirlos en un hotel de carretera fue tarea casi imposible. Ambos comenzaban nuevos rodajes y les pillamos con las maletas en la mano: Ugarte se va a Barcelona cinco meses (con sus perritas) para rodar la nueva serie de Netflix, “Hache”, junto a Javier Rey, y Chino volará a Buenos Aires, donde protagonizará junto a su padre, Ricardo Darín, “La noche de la usina”, su primera película como productores. Con la cita ya en su agenda, lo demás vino rodado: estos dos actores disfrutan de cada minuto de su vida... sobre todo si es trabajando y, encima, juntos.

«La sorpresa de este rodaje fue Adriana, su cofradía y complicidad permanentes dentro y fuera de cámara –explica Chino–. Fue muy fácil trabajar con ella: es una actriz muy visceral e instintiva, intensa en el trabajo, pero al tiempo, capaz de desconectar en un segundo para renovar energías con cachondeo. El humor salva», explica el actor argentino. A Chino le asustan pocas cosas –salvo sus propias manías y rollos mentales... lleva siempre un botiquín encima–, pero el hecho de encarar su primer protagonista con acento español fue todo un desafío: «Soy muy realista... y nunca pensé que me cogerían. Cuando hice la prueba, lo di por perdido: estaba agotado después de la traumática experiencia que resultó rodar 'La noche de 12 años', que me dejó muy tocado... Agradezco a Oriol el voto de confianza. Espero que haya quedado bien, porque trabajé muchísimo», confiesa Chino, que aún no ha visto “Durante la tormenta”.

Le preguntamos si la prensa rosa, las RRSS y que no suene el teléfono no le asusta... «Los paparazzi no me dan miedo, me abroncan; las RRSS me dan respeto, cuando ves lo fácil que las cosas se pueden ir de las manos y el futuro... vengo de una familia de actores, ya sé lo que es vivir en la incertidumbre y me considero un tipo bastante apañado... siempre encontraré la forma de subsistir.» Tanto él como Adriana coinciden en que el guion de este thriller de Oriol Paulo es brillante: «Probablemente, el mejor que leí en mi vida. Es arriesgado, pero al tiempo todo funciona como una pieza de relojería y eso me sorprendió mucho, además de la capacidad del director para el positivismo», explica el actor. Adriana lo corrobora: «Oriol no subestima al espectador y en eso reside la magia del cine, que requiere un trabajo desde la butaca. El cine que a mí me enamora no puede ser un producto precocinado, listo para engullir... me encanta que me hagan pensar», explica. Y lo han conseguido, con el que parece el trabajo más sofisticado del director catalán: «Lo que era arriesgado es contar con nosotros en un trabajo casi autobiográfico. Tanto Chino como yo nos enfrentamos al guion casi con veneración», explica la actriz madrileña.

¿Qué es lo que más te sorprendió de la película?

Chino Darín... hasta ahora, el mejor compañero con el que he trabajado jamás. Es de una humildad, de una sencillez, de una profesionalidad y de una capacidad de empatía alucinante. Es una bellísima persona.

Adriana, con total look Chanel y zapatos Jimmy Choo. Chino viste camisa Dockers, pantalones Cortefiel y zapatos Jimmy Choo. Las maletas son de Almacén Alquián Óptimo. piel glow. Para el maquillaje de Adriana, utilizamos el fondo Teint Ultra, con la textura muy ligera y una cobertura perfecta. Para crear el efecto glow que se lleva, se aplicó el tono oro de la nueva paleta Le Lion, edición limitada de Navidad, sobre el hueso del pómulo y la nariz. Todo, Chanel. | Eduardo Miera / Estilismo: Beatriz Valdivia

Él te define como intuitiva y profesional, ¿cómo te ves tú?

Perfeccionista y exigente... Doy siempre el 100 por cien y respeto al 200 por cien a mis compañeros. Este mundo es muy competitivo, pero hay que contrarrestarlo con una posición generosa y equitativa.

El maquillaje de Adriana Ugarte, paso a paso: el párpado móvil se maquilló con la sombra Première Poudre Cuivré Lamé y se aplicó la nueva máscara Le Volume. En los labios, usamos el tono rojo de la Paleta exclusiva, Caractère y por encima Rouge Coco Gloss Flaming Lips. Todo, Chanel. | Eduardo Miera / Estilismo: Beatriz Valdivia

Eso se lo tendrían que aplicar los productores, que siguen pagando más a los actores que a las actrices...

Da coraje, pero no te vas a enfadar con tu compañero, porque él no tiene la culpa. Lo único que podemos hacer es reformar el sistema, porque es vergonzoso que por tener pene en lugar de vagina cobres más. Me gustaría que ellos se comprometieran a no hacer estas prácticas ridículas e injustas.

¿Alguna vez has sufrido acoso?

No, pero sí comentarios y comportamientos machistas, también por parte de mujeres. Los he frenado a tiempo porque no me he encontrado con ningún enfermo mental que me haya puesto contra las cuerdas.

La protagonista de esta historia es ¡por fin! una mujer fuerte, una leona que lucha contra todos... ¿Tú eres de ir tan a contracorriente como tu personaje?

Sí, en eso nos parecemos. El gran motor de mi vida es la intuición y la tenemos olvidada. Damos demasiado espacio a la mente, que nos apabulla con una amplia gama de prejuicios y no nos deja sentir. Aunque todos me digan lo contrario, yo necesito escuchar esa chispa.

En esta cinta vuelves a hacer de madre (como en “La Señora” y en “Julieta”), ¿cómo te metes en el papel?

No hay claves... en eso consiste nuestro trabajo, en recrear vivencias que no nos han ocurrido, como violaciones, muertes, la desaparición de un ser querido... Yo me pongo sustituciones: me imagino que pierdo a algún ser querido, que no siempre es la misma persona. En este caso, le cogí tanto cariño a Luna Fulgencio, la niña que interpretaba a mi hija, que me bastaba con pensar que la perdía a ella de verdad. Resulta muy fácil extrañarla y enamorarse de ella.

Adriana lleva vestido de satén y pedrería Emporio Armani. En su maquillaje, La sombra Ombré Noir Lamé enmarca los ojos de ojos de Adriana, desde el párpado móvil hasta debajo de la línea de pestañas. En los labios, el nuevo mate Rouge Allure Velvet Extreme 118. Todo, Chanel. | Eduardo Miera / Estilismo: Beatriz Valdivia

Debutaste en el cine francés con Depardieu y ahora fichas por Netflix... ¿trabajar con Almodóvar tuvo algo que ver?

Hombre, no te asegura el futuro, pero sí que te ven en muchos países y eso es un regalo enorme. Que luego te ofrezcan trabajo depende de si has gustado o no... Yo no me puedo quejar, llevo 13 años trabajando sin parar.

¿Ya no te queda la ansiedad de saber si sonará el teléfono?

Siempre vives en el vértigo del futuro, de ser mujer, de que pasan los años... en nuestro cine no se retrata la madurez de la mujer, que es una de las etapas más interesantes de la vida: no es en absoluto aburrida ni templada, es vertiginosa.

Tendremos que ponernos a escribir y producir nosotras nuestras propias historias, como Nicole Kidman y Reese Witherspoon en “Big Little Lies”...

¡Pero es triste que se cuenten historias de mujeres maduras porque nosotras pagamos la película! Menos mal que quedan directores que se arriesgan, como Gustavo Salmerón y su “Muchos hijos, un mono y un castillo”. Me encantó que la protagonizara su madre.

Bueno, tú llevas unas cuantas protagonistas. Ahora vas a rodar “Hache”, una serie muy #womanpower...

Me encantó el personaje de Helena y poder ponerme en la piel de una prostituta de los años sesenta, que es un animal bien salvaje, la reina del tráfico de heroína. Me apetece salirme de la zona de confort y complicarme la vida siempre que pueda...

Así no te aburrres...

Ni tampoco el espectador.