GTRES

6 cosas que ocurren en 'veroño'

Araceli Ocaña | Woman.es

Te interesa:

· ¿Qué me pongo en entretiempo?

· El kimono de Zara que todas llevan.

· Los 10 imprescindibles de Stradivarius para el otoño.

Parecía haber quedado olvidado en octubre de 2014 pero en pleno agosto ha vuelto: el 'veroño' es aquello que nos inventamos para describir una estación inventada que, en realidad, es la suma de dos... Hace calor intenso por el día y frío por la noche. En lugar de hablar del cambio climático, nos lo tomamos con humor.

Los ingleses han decidido darle una vuelta y lo llaman 'swinter' (o la unión de 'summer' y 'winter', o sea, verano e invierno) y vienen a decir que es como un verano de mentira, porque en realidad hace frío.

Más o menos lo mismo y, sobre todo, una situación complicada. ¿Qué te pones? ¿Cómo sobrevives?

Estas son algunas de las cosas que pasan cuando estás en pleno 'veroño':

1. Te vistes con capas, y acabas cargando con todo tu armario sobre el antebrazo.

Por la mañana todo es poco: camiseta, jersey, cazadora y pañuelito. Al mediodía todo eso ya no lo llevas puesto (bueno, la camiseta esperamos que sí) y empiezas a sentirte como un perchero móvil. Para solventar esta situación habría que haber llevado a la realidad una invención Disney...

2. Los zapatos: nada viene bien.

Si te pones sandalias, mal porque vas a coger frío por la mañana y nunca se va a ir. Si vas con zapato cerrado... Bueno, es que, ¿quién se pone zapatos cerrados en agosto? Tus pies no van a estar contentos con nada así que nuestra propuesta es que te pongas: botines por la mañana, sandalias a mediodía y zapatillas para cuando te duela el pie de camino a casa porque, total, te lo has ganado y ya que nos ponemos, nos ponemos.

3. No te dejes el paragüas.

Porque la lluvia en esta época (inventada) no es una maravilla sino impredecible. Si en vez de nube sale el sol, pues úsalo de sombrilla.

4. Estás obsesionada con tu app del tiempo...

... Y esta app se ha vuelto loca. Un rato dice que hará sol, otro que podrás hacer muñecos de nieve y, al final, resulta que a la tecnología le vuelve tan loca esta nueva situación como a nosotros.

5. No es fácil hacer planes.

Lo mismo el fin de semana puede acabar en la piscina, con una barbacoa o bajo la mantita viendo "The Holiday" otra vez y llorando por el verano perdido antes de tiempo.

6. Vas de compras y te llevas un bikini y un abrigo.

Porque todavía quedan rebajas (y, hola, es verano hasta próximo aviso) y porque los mejores abrigos se compran en agosto. La parte buena es que te puedes poner uno encima de otro en un jueves cualquiera.