Sofía Vergara con top de tirantes y pantalones vaqueros. | Gtres

Según Sofía Vergara, amante de los pantalones vaqueros, estos son los jeans anchos que serán tendencia en otoño

Rotos, muy rotos. 

Woman.es

Que la personalidad se traslada al modo de vestir es una verdad inquebrantable, casi una fórmula matemática. Y además es la regla de oro en esto del estilo, porque se puede triunfar por muchos caminos diferentes, siempre y cuando el elegido sea el que de verdad te representa. Véase el estilo discreto y elegante de Sara Carbonero o el despampanante de Jennifer Lopez. Y entre medias un sinfín de ejemplos más a los que no se puede poner ningún pero; por ejemplo, el de Sofía Vergara.

Más cercana en la comparación a la diva del Bronx, la actriz colombiana apuesta por la exuberancia y por ese influjo latino que le brota de forma natural. Y lo clava.

Otra se pondría los vaqueros anchos y rotos por todas partes como los que ella acaba de llevar con unas sandalias de tacón de aguja eterno y sería un NO, pero en ella es un SÍ en toda regla. 

Anchos y rotos, así son los vaqueros de Sofía Vergara. | Gtres

No es por los vaqueros, que son tan versátiles que seguramente los veamos muchísimo a lo largo del otoño, sino por cómo los combina, con unos zapatos dignos de alfombra roja más que de formar parte del mismo look que unos jeans rotos y una camiseta de tirantes con estampado animal print. Pero es Sofía Vergara y si los llevara como muchas de nosotras lo haríamos (y haremos), con deportivas, nos faltaría algo, parte de su esencia. 

En cualquier caso, como decíamos, más allá de si te ves imitando el potente outfit de la coprotagonista de 'Modern Family' o apostando por ellos para un estilo más relajado y confortable, con zapato plano o zapas de deporte, nos quedamos con los mencionados vaqueros.

Hemos tomado nota de ellos y ya los tenemos en nuestra lista de favoritos para la temporada que acaba de arrancar porque, muy a nuestro pesar, las piernas al aire empiezan a sufrir lo suyo en este final de septiembre por mucho que sigamos empeñadas en prolongar el verano hasta que no quede más opción que claudicar ante el impulso del otoño.