Olivia Palermo siempre marcando tendencia. | Gtres

Olivia Palermo dice que llevemos calcetines estampados hasta con zapatos de tacón y aquí está la prueba

Por si necesitabas alguna muestra más de que deberías rendirte ante ellos. 

Woman.es

Te lo advertimos antes incluso de que el verano llegara a su fin: deja de esconder tus calcetines porque querrás que se vean más que nunca. No nos equivocábamos. Meses después de aquello no solo es que hayamos dejado de escoger los más discretos para que no quedaran al descubierto, es que hemos apostado por los más llamativos e incluso nos atrevemos a presumir de ellos por encima del pantalón

Las reglas del juego han cambiado y hasta reinas de la sofisticación como Sarah Jessica Parker u Olivia Palermo han tenido que rendirse ante esta evidente tendencia. Esta última incluso se ha animado a llevarla más lejos de lo que pensábamos porque no es solo que se la hayamos visto lucir con botas de nieve como hace unos días, es que ha querido probar suerte con una fórmula más arriesgada en la que los calcetines son los que acompañan a unos zapatos de tacón, ¡y funciona! 

La empresaria ha cogido unos stilettos en color fucsia y, ni corta ni perezosa, se los ha puesto con uno de estos accesorios para acompañar a unos ajustados vaqueros pitillo -con el bajo remangado- consiguiendo un resultado sorprendente. 

Olivia Palermo dice que los tacones se llevan con calcetines estampados. | Gtres

En realidad, si una se fija bien comprobará que no son calcetines con estampado de lunares como podía parecer a simple vista sino que se trata de un par de medias grises agujereadas pero que consiguen el mismo efecto.

El simple hecho de que el empeine cobre protagonismo gracias a vestir los pies de un modo u otro es lo que ha logrado que terminemos de decidirnos de una vez por todas acerca de si unirnos o no a esta moda que no parece tener fin. 

Sobre todo porque permite que, al igual que ha hecho la influencer, se logre un perfecto equilibrio entre un look elegante y uno no excesivamente formal al unir en la misma ecuación unos jeans y un delicado abrigo con plumas que es una maravilla en cualquier contexto.