Imagen de la nueva colección Primavera Verano 2020 de Zara. | ZARA

Zara y el resto de marcas del grupo Inditex inauguran la fase 2 en Madrid y Barcelona habilitando de nuevo todos sus espacios sin excepciones

Desde visitar cada sección hasta poder probarse la ropa son algunas de las novedades para volver a disfrutar del ocio con ciertas limitaciones.

NATALIA MORÁN | WOMAN.ES

Es el segundo lunes de junio y si algo tiene de especial es que la Comunidad de Madrid, Barcelona y Castilla y León han pasado oficialmente a la segunda fase de la desescalada. La entrada a una nueva etapa en la nueva normalidad implica, entre otras tantas medidas, la apertura total de los comercios y, por supuesto, no podía faltar la de las tiendas de Zara.

- ¿Has ido ya a una tienda de Zara en plena desescalada?

- ¿Cuáles son las nuevas políticas de devolución de Zara y el resto de firmas?

No podemos negar que es una de nuestras marcas favoritas y también de referencia. Como tal, es evidente que el hecho de que sus espacios estén al fin disponibles al completo, planta por planta, sección por sección, es una gran novedad de la que ahora todo el país puede disfrutar.

Las limitaciones ya no son tantas. Ahora se permite un cliente por metro cuadrado en tiendas físicas del grupo Inditex para las que se siguen manteniendo habilitadas una puerta de entrada y otra de salida. Y, permitidnos la emoción, pero es que los centros comerciales también abren definitivamente al público.

Tanto en ellos como en aquellas tiendas a pie de calle se mantiene la figura del 'welcomer' encargada de regular el paso y recordar las normas de seguridad al público. Los geles hidroalcohólicos permanecen en el acceso de los establecimientos, en las cajas y, por supuesto, también en los probadores. Estos son quizá una de las grandes novedades más deseadas, pues hasta ahora no eran una opción en todos los locales. Cuentan con su propio reglamento y los empleados están obligados a desinfectarlos antes y después de su uso, desde las cortinas hasta las banquetas habilitadas.

Pero lo realmente importante continúa siendo el tratamiento de las prendas. Todas ellas, ya salgan del probador o pasen por las cajas a modo de devoluciones se retiran momentáneamente para ser vaporizadas y desinfectadas antes de que vuelvan a la venta.

Una seguridad que ha llevado también a eliminar las 'shopping bags' y el tester de los cosméticos dando vida a una serie de normas que ya se han convertido en una rutina muy familiarizada para los trabajadores. Y siguiendo el mismo camino, también serán unas reglas a las que, como clientas, nos acostumbraremos sin dificultades para disfrutar del ocio que tanto nos gusta de manera muy segura.

Relacionados