Así es la colección Kassl Editions x Zara. | Zara

Zara y KASSL Editions: la inesperada colaboración que lo cambia todo

De un abrigo de pescador a un sofá acolchado. La cápsula que ha unido al gigante del 'fast fashion' con una firma nicho y sostenible aún no ha salido a la venta y ya está en boca de todos. Conócela de boca de sus creadores.

Laura García del Río

“Lo más importante es el producto. Nos encanta hacer buenos productos, apuntamos alto. Es lo que KASSL y Zara tienen en común”, nos dice Bart Ramakers. El neerlandés es una de las mentes creativas detrás de KASSL Editions. Una firma –en realidad un colectivo formado por Ramaker,– que sonaba sobre todo entre los círculos de virtuosos de la moda hasta que hace unos días se destapó la noticia de su colaboración con Zara. Ahora las búsquedas de sus abrigos, su prenda fetiche, se han disparado. Y eso que a los frutos de su emparejamiento con el gigante de Inditex –que además de ropa se extenderán a la decoración– no se les puede echar mano aún: presentados desde ayer y hasta el 10 de septiembre en el Salone del Mobile de Milán, no saldrán a la venta hasta el día 12.

"En el perfecto gorro de nailon o en un sofá acolchado, las inquietudes de KASSL en torno a la tactilidad, la longevidad, la calidad y el color se hacen visibles en cada pieza de la cápsula KASSL EDITIONS X ZARA", dicen desde la enseña.  | Zara

“Zara nos contactó en principio para trabajar en una colección de prendas de abrigos, pero pensamos que estaría bien mostrar el mundo interior y exterior de KASSL Editions y trabajar en una colaboración que conectase a Zara y Zara Home bajo la visión creativa de KASSL”, nos cuenta Ramaker, haciendo cuenta del protagonismo que ha ganado en el último año y medio todo lo relativo a las cuatro paredes que llamamos hogar.

Aunque a ellos, que ya se habían lanzado a esta categoría con una colaboración con el estudio belga Muller van Severen, siempre les hubiese atraído. “Nos gusta la decoración, conecta con quiénes somos y cómo pensamos creativamente”, dice Ramaker, que el año pasado y a raíz del confinamiento lanzó junto a la estilista Gijsje Ribbens una plataforma de e-commerce que reúne objetos de decoración contemporáneos creados en los Países Bajos a la que llamaron RiRa, uniendo la primera sílaba de sus apellidos. “Ha sido una experiencia increíble tener tanta libertad creativa. Queríamos que todas la piezas fueran muy KASSL”.

Presentada en el Salone del Mobile de Milán, la colección va del 'ready-to-wear' a los objetos de decoración y muebles. | Zara

Hay mesillas de madera lacada, lámparas de cerámica, alfombras tejidas en los idiosincrásicos colores polivalentes de la casa (del verde oscuro al azul marino y el burdeos), armarios de contrachapado pensados con un concepto modular y un sofá que deriva del ya casi icónico modelo 'Pillow' de la firma. Pero también chubasqueros de nailon teñido con la paleta de sus archivos, una bufanda extra grande urdida en cashmere y satén, un conjunto pijamero reintentado en piel, zapatillas que de nuevo cogen sus volúmenes del bolso 'Pillow' de la enseña y, faltaría más, una nueva interpretación del abrigo de pescador con la que empezó todo hace casi un lustro.

La historia es curiosa. Ramaker había quedado para comer con un amigo en Nueva York y cuando vio su chaqueta, parecida a las que llevan los pescadores, se enamoró. Volvió a Ámsterdam y emprendió una gesta para recrearla que desembocó en 2018 en el nacimiento de KASSL Editions. El nombre se lo pusieron por la ciudad alemana donde encontraron al hombre que lo haría todo realidad: Josef Koch, un fabricante alemán famoso por sus indestructibles abrigos. “Las nuestras no son piezas que tires a la basura después de una temporada”, nos dice Ramaker. En una sociedad donde tenemos todo y no necesitamos nada, su apuesta para generar deseo es la “calidad radical”. Aunque no reniega de una lentejuela. “Kassl se centra en esa moda cómoda y real, pero también damos la opción de hacer una declaración”.

A la venta el 12 de septiembre, la línea de ropa solo se podrá comprar online. Los objetos para la casa, en tiendas seleccionadas y en la web. | Zara

La colaboración con Zara es fiel a esa idea: tal vez esta no sea solo la primera colaboración del gigante español con otra firma de moda sino un giro de timón hacia otro tipo de consumo “presentando una colección de objetos duraderos”, como reza la nota de prensa oficial. “Una alianza excepcional que refleja una forma moderna y consistente de vivir en el mundo. Hoy más que nunca, las cuestiones del confort y la durabilidad aplican de igual manera a la ropa que llevamos y a los objetos que elegimos para nuestra casa”.

El abrigo de pescador con el que Kassl empezó y se ha hecho fama tiene su sitio en la cápsula con Zara, una colección que, cuentan sus creadores, "gira en torno a las posibilidades inherentes de textiles con siluetas superlativamente contemporáneas". | Zara

No es en balde que Inditex haya elegido un socio con credenciales sostenibles para orquestar una colección de la que hacen especial hincapié en lo limitado de la producción. “Nada me gusta más que ver un abrigo Kassl desgastado por el uso. Una mancha es la prueba de que esa prenda ha sido amada durante mucho tiempo”, nos contaba Ramaker en una entrevista publicada en el número de septiembre de esta cabecera.

El enfoque sostenible va implícito en una filosofía basada en la durabilidad. “En los últimos años se ha desarrollado un tendencia de consumo sensorial. Compramos por comprar, no porque lo necesitemos. Y si compras algo que usas, es genial. El problema es comprar algo y no usarlo”, sostiene el empresario, consciente de que el principal foco de atención hoy está más en la materia prima y la producción. Aunque esa tecla también la tocan: trabajan con proveedores familiares, sin salir de Europa, y practican el 'upcycling' desde antes de que fuese la palabra de moda. “Empezó siendo un forma de ser creativos. No es una tendencia para nosotros”. Así hicieron el bolso 'Pillow' y el sofá que diseñaron junto a Muller van Severen, sus primeras incursiones más allá del abrigo, que ahora llevan más lejos con Zara. “Hay que mantener el proceso creativo en marcha. Pero nuestra visión no es dar todo novedad cada temporada, sino calidad y piezas relevantes”.

De los precios se sabe poco. Un abrigo de KASSL Editions oscila entre los 750 a los 1.200 euros. Pero desde la firma explican que "trabajar con Zara es una oportunidad emocionante y un nuevo capítulo en la misión de KASSL de democratizar el diseño excepcional inspirado en la cultura contemporánea". | Zara