Vestido de punto, de Oysho. | Oysho

El vestido de punto de Oysho para las que pasan del chándal

No todo tienen por qué ser conjuntos de sudadera y pantalón para ir cómoda este otoño.

Julia García

Y de repente, cuando pensamos que los conjuntos de jogger y sudadera -por no decir chándal, para evitar herir sensibilidades- y los conjuntos de punto que proliferaron en las colecciones de las distintas firmas a partir del confinamiento eran el no va más para ir cómodas y actuales tanto fuera de casa como dentro, llega Oysho y nos rompe los esquemas con una evolución que no puede molar más: el vestido largo de punto en clave deportiva

No son los vestidos de punto un invento del 2021, pero este diseño de Oysho es novedoso de los pies a la cabeza, nunca mejor dicho ya que se trata de una prenda larga. A simple vista se aprecia la inspiración directa en los dos conceptos mencionados, los dos piezas de algodón y de punto omnipresentes en los últimos años con la llegada del otoño. Pero al mismo tiempo se distancia de ellos al explorar las posibilidades de este tipo de looks en formato vestido

El resultado es un vestido relajado y original, con un ligero recuerdo a las túnicas por su caída natural y con otro recuerdo, mucho más intenso en este caso, a las sudaderas al incorporar detalles habituales de estas como los puños elásticos y la capucha con cordones. 

Vestido de punto con capucha, de Oysho. | Oysho

No lo hemos probado todavía (no será por falta de ganas) pero tiene pinta de las prendas más cómodas que pueden existir. Tanto es así que el propio equipo creativo de Oysho, que vende el vestido en cuestión en su tienda online por un precio de 35,99 euros, propone llevarlo para estar por casa, como se aprecia en las imágenes de su catálogo online, donde la modelo lo luce con zapatillas caseras y calcetines altos.

Los calcetines altos y los zuecos, por cierto, son una muy buena pista para extender su uso más allá de las cuatro paredes de tu casa porque con unas deportivas y este complemento se convierte en un outfit deportivo ideal: confortable tanto por la libertad de movimientos que permite, algo a lo que ayuda mucho la doble abertura lateral de la falda, como por lo que abriga. 

Solo es cuestión de que te atrevas con él y sepas sacarle partido porque posibilidades las ofrece todas siempre dentro de un contexto relajado e informal. Si te animas, el vestido de punto en color camel de Oysho está disponible todavía en todas las tallas así que llegas a tiempo de ser de las primeras en lucir esta alternativa al pantalón y sudadera de punto o algodón.