María Fernández Rubíes con un vestido amarillo de Redondo Brand. | Mariafrubies

¿Y si el vestido blanco perfecto fuera este de María Fernández-Rubíes que ha diseñado Tamara Falcó?

Con mangas abullonadas, abotonado por delante y una espectacular espalda, es ideal hasta para casarse con él. 

Julia García

El final del mes de agosto tiene algo en común para todos los mortales: las vacaciones llegan a su fin y toca volver a la rutina habitual. También les ocurre a las celebrities e influencers, que tanta envidia sana nos dan en sus perfiles en las redes sociales. Una de las que está apurando todavía los días de desconexión lejos de la ciudad es María Fernández Rubíes, que disfruta en familia en la playa de Roche, en Conil de la Frontera.

Desde allí nos está regalando a sus seguidores algunos looks espectaculares. De todos ellos, tenemos claro nuestro favorito: el vestidazo blanco de la firma TPF de Tamara Falcó, cuyos diseños plasman el buen gusto y la elegancia de la hija de Isabel Preysler. 

El vestido en cuestión está fabricado al 100% en algodón efecto "paper touch", tal y como explica la propia firma, y de él podemos destacar todo porque es precioso. De corte midi, el diseño drapeado incluye escote cuadrado, mangas abullonadas de tipo farol y abertura en la falda. Una hilera frontal de botones ponen la guinda a esta parte de la pieza.

Si bonita es la parte delantera del vestido, no lo es menos su espalda. Una doble lazada original decora esta parte del vestido, también escotada, como es tendencia en la actualidad, donde los creadores dan tanto valor al escote del pecho como al de la espalda, lo cual es un acierto rotundo. 

Detalle de la espalda del vestido blanco de la firma TFP de Tamara Falcó. | TFP

La firma de Tamara Falcó propone llevarlo con unos mules, y María Fernández Rubíes no nos ha dado pistas de con qué calzado le gusta combinarlo porque en la imagen compartida en Instagram posa descalza, pero unas alpargatas con cuña, unas sandalias de tacón e incluso unos zapatos cerrados de tacón ahora que el calor poco a poco se va despidiendo son opciones alternativas ideales para acompañar al precioso vestido de TFP que desgraciadamente está agotado en la tienda online de la marca, donde se vendía a un precio rebajado del 30%, de 250 a 175 euros. 

Aunque es una pena que así sea, el vestido es una muestra de que el blanco es un color de vida eterna. Por mucho que nos empeñemos en encasillarlo en el verano, no hay momento del año que se le resista si la prenda sobra la que luce es tan bonita como el vestido Nardo -así se llama- de TFP que tiene en su privilegiado armario María Fernánde Rubíes.