Manta con capucha de oveja, de Oysho. | D.R.

Tras el triunfo de la manta de sirena, llega a Oysho la manta con capucha de oveja

El nuevo antojo para ver las mejores películas y series este invierno. 

Woman.es

De igual forma que hay productos de temporada en la gastronomía que nos pasamos meses esperando, nos está empezando a ocurrir lo mismo con algunos artículos para el hogar que cada invierno se superan. Es el caso de las mantas, uno de los regalos estrella Navidad tras Navidad porque las marcas no dejan de sorprender con las nuevas versiones que diseñan de este fijo en nuestros salones.

Saben que una manta termina siendo nuestra mejor compañera para las sesiones de películas y series en casa por lo que siempre saca una sonrisa, basta con que sea amorosa y al mirar por la ventana se sienta el frío que hace fuera, pero no contentos con eso, llevan unos años fantaseando con los modelos que lanzan. Y, claro, una no es de piedra, y cae. Y aunque ya no sepamos donde meterlas en casa, caemos de nuevo. 

Buena parte de la culpa la tiene Oysho, que después de lograr que nos rindiéramos ante una manta sirena irresistible el año pasado; tal fue el éxito que no podía dejarnos la marca española sin una nueva versión para este comienzo del 2020. Y ya la tenemos aquí. En esta ocasión ha cambiado las criaturas de fantasía por un clásico del reino animal, el que mejor funciona si hablamos de cubrirnos contra el frío: ¡la oveja!

El diseño del sello de Inditex tiene un cuerpo tradicional, de color beige claro, similar al blanco roto de la lana de las ovejas, pero está rematada con una capucha con forma de cabeza de oveja que es puro amor. 

Manta de Oysho con capucha en forma de oveja. | D.R.

Con hocico, ojitos cerrados y orejitas incluidas. Más "cuqui" imposible.

Además de para decorar, la capucha tiene un doble uso práctico muy interesante: te quita el frío también de las orejas, que cuando está destemplada nunca viene mal tapar todas las vías de acceso al frío, y te ayuda a llevar la manta por encima cuando te mueves, no solo al estar sentada o recostada en el sofá. A esto último también ayuda el botón que tiene en su parte delantera superior la manta que te permite llevarla a modo de capa, de forma que no se caiga con el movimiento, el mayor incordio de las mantas clásicas. 

La manta en cuestión está a la venta en las tiendas de Oysho por un precio de 29,99 euros. No sé tú, pero a nosotras ya se nos ha escapado algún "¡beeeeeeeee!"...

Relacionados