La firma Harper Wilde ha conseguido que 6.000 personas hagan 'cola' para conseguir uno de sus sujetadores. | Instagram

Cómo conseguir que 6.000 personas hagan cola para comprar este sujetador

La lista de espera es larga, pero, ¿merece la pena?

Patricia Rivera| Woman.es

Es ver una tienda llena, un restaurante con gente haciendo cola y sentir una especie de fuerza que te lleva a mirar, a querer entrar. ¿Lo has sentido? Es el efecto 'lista de espera'. Nos ha pasado.

 

 

Pero, ¿cómo consigue una marca que la gente quiera tanto un producto como para hacer cola? Pues haciendo las cosas bien y sencillas. Así ha sucedido con Harper Wilde, una firma de lencería que tiene a 6.000 personas esperando para comprar uno de sus sujetadores

 

Se trata del sujetador sin tirantes de Harper Wilde, The Flex. ¿Qué tiene de especial? ¿Por qué 6.000 mujeres hacen cola para tener el suyo?

Si cumple todo lo que promete: mantiene su forma, no se clava y ofrece la sujeción necesaria de un sujetador sin tirantes; ya sería un buen producto, pero no para tanto.  Añadimos a la ecuación su precio, 35$. Razonable, pero... Necesitamos algo más. Y aquí viene la razón de peso. ¡Hablan maravillas de sus otros diseños! 

 

Las buenas críticas que reciben los sujetadores de la firma Harper Wilde justifican su fama -y la lista de espera-. Comprar ropa interior a veces (por no decir el 99% de las veces) es muy complicado y el boca a boca es en ocasiones la mejor herramienta de marketing. Diseños sencillos, básicos, que priorizan el confort. Su máxima es: confeccionados por mujeres pensando en mujeres.

Se puede elegir entre cuatro colores nude y siguiendo una sencilla guía de tallas: A, B, C, DD. Además ofrecen la posibilidad de hacerte con tres diseños que te llegan gratis a casa, para probártelos cómodamente y luego puedes devolver los que no te convenzan de una manera sencilla

 Ahora lo entendemos todo...

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

The Flex: The perfect bra for wedding season, tank top season, or really any damn reason.

Una publicación compartida de Harper Wilde (@harperwilde) el