ISTOCK

Y el premio a la lencería más incómoda del año es para... ¡el sujetador de plástico transparente!

La última locura en materia de lencería es un extraño y molesto sujetador de plástico.

Woman.es

Quitarte el sujetador cuando llegas a casa después de un largo día es una de las mejores sensaciones para cualquier mujer. Porque, no nos engañemos, por muy bonita y sexy que sea, la mayoría de lencería es incómoda por definición; ¿o crees que los 'fantasy bra' de Victoria's Secret son fáciles de llevar?

Por eso no es de extrañar que cada día más mujeres opten por el 'free the nipple', esa tendencia que anima a dejar el sujetador en casa y salir con el pecho al natural, como ya han hecho Kim Kardashian, Rihanna, Rita Ora o Kendall Jenner entre otras 'celebs'.

Al mismo tiempo, las marcas de lencería intentan en cada colección que la ropa interior sea sexy y cómoda a la par, una misión nada sencilla especialmente si buscamos algún diseño concreto diferente a lo habitual, ya sea para lucir lencería o para ocultarla bajo prendas con la espalda abierta o con un escote complicado. 

Sujetador de plástico transparente de She In, 4,31 euros.  | D.R.

Precisamente para solucionar este problema, la marca 'online' de moda She In ha creado un sujetador totalmente transparente. A primera vista puede parecer una gran idea si necesitas una pieza discreta, pero solo hay que pensarlo dos veces para darse cuenta de que un sujetador de plástico no es una buena opción. 

La prenda está a la venta por poco más de 4 euros, lo que ha llevado a muchas usuarias de la web a comprarla y todas han coincidido en que ponerse este sujetador de plástico no es viable. Los comentarios apuntan a que el material es "rígido", "frágil", de aspecto "barato" y "doloroso" desde el primer momento, por lo que no queremos ni imaginar cómo será llevarlo puesto un día entero. 

Detalle del sujetador de plástico transparente de She In, 4,31 euros.  | D.R.

Después de hacerle la cruz a los tirantes transparentes por razones obvias (se clavan en los hombros, se pegan a la piel, se ven incluso más que los de color carne, son antiestéticos...), creíamos que el plástico había quedado olvidado para siempre en materia de lencería; sin embargo, ahora toca declararle la guerra también a este tipo de sujetadores. Parece que la moda nunca dejará de sorprendernos, y eso no siempre es bueno.