De izquierda a derecha: Miguel Bernardeau lleva sudadera roja DC Shoes, pantalones Zadig & Voltaire y deportivas Adidas. Miguel Herrán, sentado, con sudadera amarilla Benetton, cascos Sony, pantalones DC Shoes, deportivas Maje y skate Roxy. Sobre el banco, Mina El Hammani con jersey M Missoni, pantalones Zara, botas Moschino para H&M, plumas Levi’s y mochila verde Eastpak. Itzan Escamilla con sudadera Champion, pantalones Antony Morato, funda de móvil Richmond & Finch y deportivas Nike. De pie, Ester Expósito, con top Elisabetta Franchi, bomber Replay, falda Bershka, botas Timberland y mochila negra Moschino para H&M. | Germán Sainz

Los protagonistas de Élite analizan a sus personajes

La serie de netflix cuenta con un gran guión de misterio y una joven hornada de intérpretes que dan vida a unos personajes con tantas intrigas que ponen los pelos de punta... bienvenidos al mundo teen de hoy. Miguel Bernardeau, Itzan Escamilla, Ester Expósito, Miguel Herrán y Mina El Hammani nos cuentan su experiencia Élite.

Ester Aguado|Woman.es

La segunda apuesta de Netflix por la ficción española –la primera fue “Las chicas del cable”– poco o nada tiene que ver con las típicas series adolescentes como “Física o química”, “Rebelde” o “Gossip Girl”... salvo que la protagonizan un puñado de niños guapos que hablan de sexo, drogas e integración. “Élite” da un paso más: su presentación como thriller la hace candidata a enganchar a miles de adolescentes –que seguirán enardecidos a sus ídolos dentro y fuera de las redes sociales–... pero también a sus padres. «Yo, como actriz, aspiro a que la gente vea solo al personaje, que le está lanzando un mensaje clave para que recapacite, piense y se identifique con él y no la cague en la vida real. Nuestros personajes sufren, al igual que los espectadores, por los mismos problemas. Damos una visión del mundo teen, pero muy madura, por eso a los adultos les puede interesar tanto. Esta historia toca muchas teclas...», explica Mina El Hammani.

Su compañero, Miguel Bernardeau, que ha nacido siendo el hijo de... (la actriz Ana Duato), asegura que el fenómeno fan vendrá si han hecho bien su trabajo y los espectadores se han identificado con los personajes: «Hay que saber gestionar la fama. Yo en casa lo he vivido y espero haber aprendido algo. Tengo esa suerte», asegura. «Pues yo lo llevo fatal... –asegura Miguel Herrán–. Nunca te haces una idea del volumen que puede llegar a coger esto con Netflix. Cuando estrenamos “La casa de papel” en Antena 3, había gente que te reconocía por la calle. Pero Netflix es otro nivel... no puedes huir. Vayas donde vayas, te reconocen. He estado en Grecia, Turquía.. y es agobiante. He tenido que irme de las fiestas de mi pueblo y encerrarme en casa porque tenía hordas de fans en la puerta. Es complicado. Es que voy al gimnasio y me graban vídeos como si fuera un animal de circo», explica el actor.

Pues la cosa parece ir para largo, porque todo apunta a que, ya en diciembre, los chicos volverán a Las Encinas a por la segunda temporada... los ocho capítulos dirigidos por Ramón Salazar y Dani de la Orden –apunten bien esos nombres– y producidos por Zeta Audiovisual se nos han quedado cortos.

Itzan Escamilla lleva plumas Moschino para H&M, sudadera Champion, pantalones Antony Morato y deportivas Nike. | Germán Sainz

1. Itzan Escamilla. Aún no ha debutado en el cine, pero la televisión ha sido su gran máster: “Víctor Ros”, “El final del camino”, “El Ministerio del Tiempo”, “Las chicas del cable”... En “Élite” encarna a Samuel, uno de los chicos de clase baja que entra a estudiar en el prestigioso colegio Las Encinas. «Me pareció un proyectazo desde el inicio y tuve la gran suerte de que me cogieran. Hasta ahora, solo había hecho papeles más secundarios, capitulares y aquí me estreno con mi primer protagonista y encima en una plataforma internacional.» Afirma tener mucho más en común con su personaje de lo que pensaba: «Yo creía que era extravertido, pero en el fondo soy bastante tímido... No sé qué tal llevaría el fenómeno fan... Pero si es el precio que hay que pagar por el éxito, bienvenido.»

La actriz lleva jersey Pepe Jeans London, pantalones Zara y plumas rojo Pinko. Miguel Bernardeau con plumas Asics Tiger, camiseta Zara, pantalones Zadig & Voltaire y deportivas Adidas. | Germán Sainz

2. Mina El Hammani. Debutó con “El Príncipe” hace 4 años, volvió a nuestras pantallas con “Servir y proteger” y este año se coronará con su personaje de Nadia en “Élite”. «Es una chica de familia musulmana muy tradicional y cerrada, de clase baja. Al entrar en un colegio de élite, se abre al mundo y empieza a tener claro que debe irse fuera para poder construir su propia vida. Al tiempo, teme hacer daño a su familia, a la que respeta... Me siento muy cerca de ella, la verdad (risas). Yo vivo también entre dos mundos: mis padres son de Marruecos, me han educado en una cultura tradicional y en la religión musulmana... y eso es un conflicto cuando tienes 16 años, porque sales a la calle y ves que hay otras opciones y empiezas a hacerte preguntas», explica Mina. Su personaje, todo bondad y rectitud, intenta contagiar a sus amigos de esa mirada positiva: «Tengo una relación con Guzmán, el personaje de Miguel y, al margen de lo que les pueda pasar por el camino, terminarán forjando una amistad para siempre.» Mina, que tiene 24 años, interpreta a una chica de 16: «Siempre he sido muy madura y analítica. Observar y entender va conmigo. Ahora tengo ganas de ver cómo reacciona el público después de esta experiencia tan brutal que fue para nosotros el rodaje.»  

Ester Expósito lleva top Zara y vaqueros Guess Jeans. Miguel Herrán, plumas Timberland, camiseta Bershka y pantalones DC Shoes. | Germán Sainz

3. Ester Expósito. Ya la vimos en la pequeña pantalla (“Estoy vivo” y “Vis a Vis”) y debutando este año en el cine (“Cuando los ángeles duermen”). En “Élite” da vida a Carla, la hija de una marquesa bodeguera, que vive entre la presión por mantener su estatus y las ganas de experimentar. «Yo no soy tan estirada como mi personaje, me permito más licencias, soy más desenfadada, pero sí que tengo en común con ella lo de callar, observar y actuar al final. Tengo un punto de misterio y de ambición: lo que nos proponemos, lo tenemos que conseguir sí o sí», explica la madrileña, que tenía muchas ganas de protagonizar una serie para adolescentes, con ese plus de thriller que enganchará a los mayores.

4. Miguel Herrán. Su personaje es Christian Varela, un entrañable vividor de clase baja, que sueña con pertenecer a esa élite que le rodea... y está dispuesto a hacer lo que sea. «Yo me parecía mucho a mi personaje con 15 años, pero ahora ya no. Ahora toca estudiar y llevar una vida responsable. «Me enamoro del pibón de la serie, que es Carla, con la que tengo una relación muy sexual, pero lo que más le pone a mi personaje es la posibilidad de mezclarse con esa alta sociedad que hasta ahora le estaba vetada. Es una relación muy poderosa, entre otras cosas porque hay un tercero implicado», explica Miguel. Él se apuntó a esta aventura por la apuesta internacional que aportaba Netflix y porque estaban dos de sus compañeros de “La casa de papel”: «En cuanto supe que Jaime Lorente y María Pedraza grabarían, no quise perdérmelo», confiesa.

Miguel Bernardeua con sudadera DC Shoes y pantalones Zadig & Voltaire. Detrás, Mina con jersey MMissoni y pantalones Zara. | Germán Sainz

5. Miguel Bernardeau. Debutó en “Cuéntame” de la mano de sus padres –Ana Duato y el productor de la serie, Miguel Ángel Bernardeau–, y continuó con “Sabuesos”, pero prefirió irse a Los Ángeles para acabar de formarse como actor. Ahora, con 21 años, se erige en gran protagonista –amén de su estreno en el cine con “Ola de crímenes”, de Gracia Querejeta–: Guzmán es el líder de los pijos, «un chico controlador con muchas caretas que se va quitando a raíz de la aparición de tres chicos de clase baja que darán un vuelco a su vida. Le tengo mucho cariño al personaje, porque los dos somos muy ambiciosos. Estoy lleno de sueños e ideas que quiero llevar a cabo», explica. Está emocionado por la posibilidad de llegar a 190 países a través de Netflix: «Un actor lo que quiere es que vean su trabajo, aunque no guste. Y estoy muy orgulloso del resultado y de la experiencia; hubo en el rodaje momentos duros entre nosotros que supimos superar, aprendimos a respetarnos y hemos acabado siendo amigos.»