Camisón bordado de Oysho. | Oysho

El camisón de Oysho que todo el mundo creerá es un vestido

Haz la prueba, nadie se dará cuenta de que te has puesto para salir lo mismo que para dormir.

María Aguirre

Sentimos verdadera perdición por los vestidos boho. Esos que presumen de ser cómodos y favorecedores al mismo tiempo porque huyen de las siluetas ajustadas, los escotes pronunciados o los colores demasiado estridentes. Los mismos que suelen ser relajados, de estampados sutiles y tejidos vaporosos y que juegan con la incorporación de detalles ya sea con bordados o con pequeñas aplicaciones. 

Incluso cuando tratamos de apostar por algo diferente que sea tendencia, nuestros ojos no pueden evitar dirigirse hacia alguna de estas piezas como si de un imán que nos atrajera se tratase. Seguro que Sara Carbonero, uno de los estandartes de esta estética bohemia en nuestro país, sabe muy bien de lo que hablamos. 

Aunque funcionan en cualquier ocasión, estos vestidos son clave en estaciones de transición como la primavera o el otoño por todo el juego que pueden dar en nuestro armario y es por eso que las firmas se llenan de opciones interesantes en cualquiera de estas épocas del año. 

Lo curioso es que esta temporada el diseño que nos ha conquistado no es un vestido sino un camisón. Sí, sí, como lo lees, un camisón. Una pieza que ha sido concebida exclusivamente para ir a dormir es la que hemos decidido llevarnos a casa como nuevo tesoro otoñal. Los límites de la moda, que ya se sabe que cada vez son más difusos. 

Está confeccionado en algodón en color blanco y cumple todos los requisitos de las piezas que siguen esta línea estética: es largo, tiene un ligero vuelo, escote de pico, manga corta que termina en una discreta puntilla y unos bordados de flores en diferentes colores repartidos por todo el cuerpo que lo hacen aún más especial

Vestido blanco con bordados de flores, de Oysho. | Oysho

Lo hemos encontrado por 45,99 euros en la tienda online de Oysho pero no en la sección de loungewear como podríamos esperar sino en la de dormir por lo que las intenciones sn bastante clara... aunque puede que no estemos dispuestas a conformarnos con lucirlo solo de puertas para dentro de nuestra casa. 

¿Verdad que perfectamente te imaginas llevándolo con unos botines, unas zapatillas o unas sandalias? ¡Menudos lookazos podemos conseguir con él puesto!

Nosotras lo hemos visualizado rápidamente y vamos a animarnos a hacer la prueba. Al fin y al cabo, si el slip dress ha logrado convertirse en todo un éxito este bucólico camisón también puede demostrar su versatilidad sin necesidad de esconderse tras las sábanas.