nyshoppers / INSTAGRAM

Operación: cambio de armario. Las 6 claves de un experto

Este año tenemos un plan: dejarnos guiar por los consejos de una experta y disfrutar del momento. ¿Y tú?

Woman.es

Parece que la primavera ha llegado y esta vez para quedarse (crucemos los dedos). Y con ella, esos días en los que a ratos refresca, a ratos sale el sol y no sabemos ni qué ponernos. Pero también es el momento del año en el que, si te organizas bien, con sólo mirar el armario te llevarás el subidón de energía de los colores de la nueva temporada. Tenemos dos opciones con el cambio de armario: ir incorporando prendas más ligeras a medida que las vayamos necesitando, o coger el toro por los cuernos y hacer el cambio de estación de golpe. Este año, en lugar de hacerlo a lo loco, nos dejaremos guiar por los consejos prácticos de una gran experta. Cloti Martínez Peinado es organizadora profesional, responsable del blog Reorganizarte y autora del libro Reorganizarte. El arte de ordenar tu casa y llenar de felicidad tu vida.

1. De rollazo a planazo. La adaptación no tiene que ser esa tarea horrible que pospones hasta el infinito porque te da pereza. Tiene que ser un tiempo divertido, en el que redescubres la ropa que te vas a poner y le haces una puesta a punto que iluminará tu armario con nuevos colores y texturas. Lo mejor es que dediques una mañana o una tarde y lo hagas todo de golpe, ponte música y diviértete. No pienses en esta como una tarea a sacarse de encima sino en un rato en el que te lo pasarás bien.

2. Usa la lógica. Durante un tiempo la ropa de invierno y verano compartirán el mismo espacio, pero esta debe ser una convivencia pacífica. Cuando hagas esta transición, empieza por eliminar los jerséis más gruesos, las chaquetas de lana, los cuellos cisne, los pantalones de franela, las americanas de pana.... todo aquello que al verlo en verano te produce picores.

Tampoco debes sacar en un primer momento los vestidos de tirantes que sólo te pones para ir a la playa porque tendrás demasiadas piezas de ropa en el armario y se convertirá en un bazar atestado, muy lejos del espacio armónico que debería ser.

3. Haz espacio. El cambio de estación es un momento delicado para tu armario y tu paciencia, así que sé práctica y decide sin emociones qué vas a poder ponerte a partir de ahora y qué no. Lo que ya no tiene sentido ver ahí, hay que doblarlo y guardarlo en otro sitio. No olvides abotonar abrigos y cerrar cremalleras para evitar la deformación de las prendas.

¡Imagina tus looks de la nueva temporada! | Instagram |@hm

4. Sé implacable. El cambio de armario es un momento excelente para eliminar todas aquellas prendas que llevas sacando una o dos temporadas y sigues sin ponerte. Cambio de tiempo, cambio de armario, cambio de vida. ¿Esa minifalda te parece demasiado corta desde el año pasado? Fuera. ¿Ese suéter te pica desde el día en que te lo compraste? Fuera.

5. Haz limpieza. Aprovecha el momento y limpia a fondo el armario. Pero no solo eso, cambia las perchas demasiado anchas o que se encallan, cose los botones, abrillanta los zapatos antes de guardarlos, cambia el ambientador y ajusta las bisagras si hace falta. Haz lo necesario para que tu armario luzca como te gustaría. Está solo en tus manos.

6. Admira tu obra. Cuando hayas terminado el cambio de armario te dará gustazo contemplarlo. Y no olvides que el orden pacifica, ayuda a sentirse más capaz de fluir, te ahorra espacio y tiempo de búsquedas innecesarias que suelen acabar en ansiedad y agobio. Los excesos saturan, el caos deriva en nervios. La organización simplifica, el orden relaja.