8 fases por las que pasas cuando haces compras online

Aida Ortega | Woman.es

Tanto si eres de las que se ha vuelto adicta a las compras online como si todavía no te has atrevido con esta modalidad, este artículo te interesa. Por que si lo has hecho seguro que has pasado por estas fases, y si no, te servirán como manual para sobrellevar con éxito tu debut en la red.

Comencemos.

1. Decidir en que página web buscar.

Sí, aunque parezca lo más sencillo, son miles las páginas webs de moda online que nos ofrece la Red. Elige las tuyas dependiendo de tu estilo y busca siempre que sean fiables.

2. La elección del producto.

Seguramente, esto nos pasa a todas, te enamoras de cientos de cosas. Somos compradoras compulsivas por naturaleza, pero aprender a controlar nuestros instintos y escoger solo aquello que necesitamos y que rentabilizaremos es clave para no arruinarnos.

3. Y ahora... ¿qué talla pido?

Uno de los mayores dilemas del S. XXI, ¿la 38 será como esa 38 de Zara que me queda divina o no podré meterme en el pantalón? Las tallas son nuestra gran preocupación a la hora de comprar por Internet. Ten siempre un metro cerca y fíjate en las medidas.

4. La (dulce) espera.

En la mayoría de los casos el tiempo estimado de la entrega se acerca bastante. Sin embargo, alguna vez que otra esa espera se ha alargado hasta límites insospechados y hemos acabado cogiendo manía al modelito que tanto ansiábamos.

5. La llegada.

Y de repente suena el timbre y oímos esa voz del mensajero. En nuestra barriga se colocan mariposas y todo parece idílico.

6. Me encanta.

Abrimos el paquete y nuestro pedido es tal y como lo habíamos imaginado y es que encima nos queda genial. La compra ha sido todo un éxito y nos sentimos tan felices que repetimos en seguida(o tan pronto como nos lo permita nuestra tarjeta de crédito).

7. Horror, lo devuelvo

Todo no es tan bonito como lo contamos. Todas hemos pasado (o pasaremos, sin duda) por el momento en que tal y como abres el paquete, lo cierras y lo envías de vuelta al mensajero. Bien porque no te gusta o porque no te queda como a esa modelo de la página. ¡Menos mal que en la mayoría de las webs hoy en día la devolución es gratuita!

8. Repetir, repetir, repetir...

Seguramente tu compra te habrá generado tanta alegría y placer (momentáneo) que querrás repetir una y otra vez. Pero, cuidado, eso de poder comprar durante las 24h del día es muy peligroso.

· El truco del desconocido para evitar compras compulsivas.