El vestido morado de la reina Isabel II para disfrutar de las competiciones de Braemar, Escocia. | Jeff J Mitchell / GETTY

La reina Isabel II tiene un trucazo para que nunca le hagan daño los zapatos

Aunque no tengamos servicio en casa ni asistentes personales, el truco de la monarca para que el día del evento ningún zapato le haga daño es algo que puedes adaptar fácilmente a tu vida de 'plebeya'.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

No es ningún secreto que la reina Isabel II tiene un montón de ayuda en palacio y personal a su disposición, pero lo que hasta ahora no sabíamos es que la abuela de los príncipes Guillermo y Harry hace que su personal se ponga sus zapatos antes de usarlos para evitar que le salgan ampollas. Sí, sí, como lo lees. La reina pide a sus empleados que se paseen por el Palacio de Buckingham con cualquier calzado nuevo que adquiera, para asegurarse de que los zapatos son "inmediatamente cómodos" cuando ella empieza a usarlos.

En declaraciones a la revista británica 'Woman & Home', el cortesano real Stewart Parvin dijo: "Los zapatos tienen que ser inmediatamente cómodos. La reina nunca puede decir: 'Estoy incómoda, no puedo caminar más'".

Además, la diseñadora personal de la monarca, Angela Kelly, ha admitido ser una de las 'voluntarias' que estrena los zapatos, ya que ambas comparten la misma talla. "La Reina tiene muy poco tiempo para sí misma y no tiene tiempo para calzar sus propios zapatos, y como compartimos la misma talla de zapato tiene más sentido así", dijo a la revista 'Hello!'.

La reina, que ya tiene 95 años, no tiene fama de ser demasiado experimental con su estilo de calzado, y de hecho lleva usando los mismos zapatos de la firma Anello & Davide para todos sus compromisos públicos de los últimos 50 años, durante los cuales se dice que ha usado cientos de pares. También se dice que tiene 10 pares listos para ser usados en todo momento.

¿Y cómo puedes adaptar tú este truco a tu día a día? Pues llevando por casa unas semanas antes cualquier calzado que quieras ponerte en un evento especial como una boda o un bautizo. Así, cuando llegue el día de pasarte horas y horas con ellos los tendrás mucho más domados y no te resultará agotador llevarlos hasta el final del día.

Pero los zapatos no son lo único que pasa por el personal de palacio antes de llegar a su majestad, ya que su comida siempre se prueba de antemano para asegurarse de que nadie ha intentado envenenarla. Sin embargo, recientemente se ha revelado que existen medidas de seguridad adicionales para minimizar el riesgo de que la monarca, o cualquier otro miembro de la familia real, sufra algún daño por envenenamiento.

En el programa 'Secrets of the Royal Kitchens' del Canal 5, la corresponsal real Emily Andrews explicó que la comida de la reina se elige siempre al azar, lo que significa que si alguien quisiera envenenarla tendría que hacerlo con todas las comidas que se sirven. "Después de que todo está emplatado, un paje elige al azar uno de los platos que se servirá a Su Majestad. Así que si alguien quisiera envenenar a la monarca tendría que envenenar todo el lote".