La actriz Tilda Swinton, en la presentación de 'The French Dispatch'. | Pascal Le Segretain / GETTY

Tilda Swinton demuestra que es la actriz a la que todo festival de cine debe invitar (incluido Cannes)

La protagonista de la última película de Wes Anderson se convierte en una mujer biónica con este diseño

Noelia Murillo

El Festival de Cannes es uno de esos eventos mundiales en los que no faltan looks que comentar. Ya sea por su espectacularidad o su completa austeridad, siempre es buen momento para hacer mención a las distintas firmas que escogen las celebrities para pasear por la alfombra roja y demostrar al mundo cuál es su gusto personal.

En el caso de Tilda Swinton, no se puede decir que se trate de una actriz demasiado previsible. En este tipo de eventos, como también lo hace en galas del estilo de los premios Oscar o los Globos de Oro, la actriz suele sorprender a fotógrafos e invitados con los diseños que escoge hasta el punto de que, cuando no rozan lo diferente o extravagante, resulta muy extraño.

-Bella Hadid rompe todos los esquemas con su impresionante collar en el Festival de cine de Cannes

-Charlotte Gainsbourg y Jane Birkin o la maravillosa forma de vestir un esmoquin

En la 74ª edición de este evento cinematográfico, la protagonista de Solo los amantes sobreviven se ha decantado por un modelo de lo más original: una torera en rosa fucsia con una falda larga naranja y salones asimétricos en color también en rosa. ¿Lo más llamativo? Han sido las mangas largas de lentejuelas doradas que se dejaban asomar por debajo de su blazer de manga corta.

Con su habitual cabello dorado y corte de pelo con más volumen en la parte de arriba, la actriz ha acudido a la presentación de la película The French Dispatch (traducida como La crónica francesa). Se trata de la última cinta dirigida por uno de sus directores de cabecera, Wes Anderson, con quien ha colaborado en otras producciones, como El Gran Hotel Budapest, Isla de Perros o Moonrise Kingdom.

La actriz Tilda Swinton, junto a Timothée Chamelet. | Kate Green / GETTY

Acompañada de otros actores, como Benicio del Toro, Bill Murray (también un rostro habitual en el cine del realizador estadounidense), Adrien Brody y Owen Wilson, la actriz ha brillado con su propuesta, a pesar de estar muy lejos de otros diseños glamurosos como los que se han visto este año en la Riviera francesa. Tal es el caso de Chiara Ferragni y su novedoso vestido sostenible de Giambattista Valli o la fabulosa inspiración mariposa-unicornio-sirena que lución Leonie Hanne.

Al contrario que estas, Tilda ha escogido un estilo más convencional, pero no por ello menos admirable. Porque sí, una vez más la intérprete de la Bruja Blanca de Narnia ha vuelto a poner en evidencia que las normas están para cambiarlas y que hace mucho tiempo que el naranja y el rosa también pueden ser una combinación interesante para posar en las alfombras rojas.

No es la primera vez que la actriz se decide por un estilo donde el rosa tiene gran protagonismo, puesto que en otras ocasiones sus propuestas han dado la vuelta al mundo. Una de las ocasiones en las que optó por una creación de este color fue en el Festival de cine de Marrakesh celebrado en 2019, donde se dejó fotografiar junto a sus seguidores con un favorecedor diseño de Haider Ackerman. Meses antes, sedujo a los invitados a la presentación de Suspiria con un impresionante look de Schiaparelli.

Tilda Swinton, en la presentación de una película con un diseño firmado por Schiaparelli. | David Livingston / GETTY

Gracias a su ingenio, todas las presentaciones en las que es protagonista se vuelven más interesantes y, sobre todo, revolucionarias. Es una actriz que no se ajusta a los convencionalismos ni en los papeles que interpreta ni en su vida personal (o, al menos el perfil que conocemos de ella en estos eventos). Siempre es la encargada de dar esa nota de color original que necesita toda cita cinematográfica.