Marta Nieto, entre las más elegantes de los Goya. | Gtres

Los mejores vestidos de los Goya 2020

Nuestros favoritos sobre la alfombra roja. 

Laura G. del Río | Woman.es

Marta Nieto. Siendo uno de los primeros en llegar a la alfombra, es un look que ha puesto el listón alto. Que lo firme un español, Jorge Acuña, y que la percha sea la de una de las actrices más interesantes del panorama actual –nominada en la categoría de Mejor Actriz Protagonista por su papel en 'Madre'– solo hace que nos guste aún más. Palabra de honor, recto con una leve asimetría en el bajo, escote asimétrico, y de color blanco y negro –una de las combinaciones más vistas en esta edición, pero que ella ha declinado mejor que nadie. Con los zapatos de salón negro con hebilla de cristal y las joyas de Atelier Tous, tiene una elegancia atemporal que remite a las divas del cine clásico –a Rita Hayworth en Gilda, o Audrey Hepburn en Una cara con ángel– sin dejar de ser actual. Si le vamos a poner un pero, es la manicura. Nos habría gustado algo menos estridente, acorde con el resto del look.

Sergio R Moreno

Eduardo Casanova. Cierto es que el reparto masculino suele tener menos cancha para sorprender –y lucirse–, pero el madrileño consigue darle un giro interesante al smoking con este diseño de Mans Concepto, una firma catalana que trabaja la sastrería bajo un prisma moderno (y a veces disruptivo).

Sergio R Moreno

Cristina Brondo. Ha sido una descubrimiento con un diseño hiperfemenino, largo de tul de algodón macramé, firmado por Teresa Helbig. Y en el que la diadema de perlas no hace sino sumar a un look que va en línea con la reivindicación de una feminidad que no pide perdón por recurrir al romanticismo y, de esa manera, empodera a quienes no ven el empoderamiento en un traje masculino. Helbig siempre ha defendido que, como le enseñó su madre, modista, “la belleza de las cosas reside en aquello que no podemos percibir de forma inmediata”, y el nivel de detalle de este vestido borda su teoría.

Sergio R Moreno

Raquel Sánchez Silva. Una de las pocas que ha optado por pantalón, y lo ha bordado. Ojo al dato: ella misma se ha cosido el bajo de un pantalón, de Tara Jarmon. El top, de Lorenzo Caprile, camina en una fina línea entre “madrina de boda de provincias” y “miembro de la familia real”, pero combinado con pantalón, taconazo negro y el pelo hacia atrás, consigue contrastes que le dan un giro.

Sergio R Moreno

Paz Vega. Un golpe de efecto minimalista. La silueta sin aspavientos, el pelo liso, las joyas en su justa medida y una única licencia al brillo con las lentejuelas bordan un estilismo innegablemente elegante. En blanco, uno de los colores más recurrentes en esta edición de los Goya.

La actriz Paz vega en los premios Goya 2020 con vestido de manga larga y lentejuelas blancas | Sergio R Moreno

Najwa Nimri. Con el look 15 del desfile de primavera-verano 2020 de Loewe de Jonathan Anderson, es otra de las actrices que han apostado por el blanco y por una firma patria. Fiel a las salidas por la tangente a las que nos tiene acostumbrados Nimri, ha preferido un estilo más bohemio que, aunque con sus fans y sus detractores, al menos ha sido diferente. El único “pero”: los zapatos, muy toscos en contraste con lo delicado del vestido. Nos habrían gustado más unas sandalias de líneas más sencillas.

Sergio R Moreno

Tamara Falcó. Aunque ha elegido champán, un color complicado, se agradece que se haya salido del esquema blanco y negro que se ha apropiado de la noche. El corte, siguiendo la silueta New Look que Dior encumbró en 1947 y que sigue demostrándose infalible, es, aunque un clásico, original. Y el tejido, con la cantidad justa de bordados, brilla en su justa medida.

Sergio R Moreno

Vanesa Lorenzo. Con un Givenchy vintage, nos gusta que demuestre que no hace falta llevar el último grito de la pasarela para lucirse. Nos gusta esa reivindicación sostenible –abogar por algo “viejo” en vez de estrenar– y el color rojo. Y aunque las aperturas pueden caer en la vulgaridad –nos lo ha demostrado el clan Kardashina por activa y por pasiva–, la modelo española mantiene el equilibrio entre lo sexy y lo elegante. Ayuda que haya dejado los accesorios y el maquillaje en lo básico, para no aturdir ni caer en el exceso, cediendo el protagonismo al corte y al color.

Sergio R Moreno

Natalia de Molina. Ha apostado por Oscar de la Renta y por las plumas, que son tendencia desde hace varias temporadas y esta primavera-verano 2020 siguen siéndolo. Nos gusta el corte asimétrico de la falda, dejando unas sandalias de tiras sencillas a la vista, y el color negro, que mantenía un tejido que de por sí es extravagante en el terreno de lo elegante. Igual que el moño pulido, el escote palabra de honor –sin collar, un acierto– y un uso comedido de las joyas.

Natalia de Molina con vestido firmado por Oscar de la Renta en los premios Goya 2020 | Sergio R Moreno

Natalia Moreno. El escote es arriesgado, pero tal y cómo lo lleva la ganadora al Goya al mejor largometraje documental –no solo las actrices brillan en la alfombra roja– es impactante y elegante. Otra apuesta por un minimalismo –nada de tejidos historiados ni volantes extravagantes– que resulta un soplo de aire fresco. El pelo hacia atrás y solo unos labios rojos son el (único) golpe de efecto, y lo bordan.

Ara Malikian, Natalia Moreno y Amelia Hernandez en los Goya. | Gtres

 

Relacionados